·

El papa Francisco llega hoy a Colombia con un claro mensaje de paz

El pontífice viaja allí después de la firma de los acuerdos de paz entre el Gobierno colombiano y las FARC. Es el tercer Papa en visitar el país latinoamericano.

El papa Francisco afirmó a bordo del avión en el que viaja a Bogotá que se trata de un viaje «un poco especial» porque «ayudará también a Colombia a ir adelante» en su «camino a la paz».

Poco después de despegar rumbo al país caribeño, Francisco hizo esa declaración a los 72 periodistas que le acompañan en el vuelo y a quienes saludó personalmente uno a uno.

El Papa viaja allí después de la firma de los acuerdos de paz entre el Gobierno colombiano y la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y tras el anuncio de un alto el fuego del Ejército de Liberación Nacional (ELN).

Tras dar las gracias a los periodistas «por la compañía» y por el «trabajo que harán» en este viaje, les animó a rezar una oración.

Hizo referencia tambiñen a que durante el vuelo se sobrevolará Venezuela y también pidió una oración «para que pueda crearse diálogo y el país encuentre una buena estabilidad y un diálogo entre todos».

Francisco llegará a las 16.30 hora colombiana (18.30 de Argentina) al aeropuerto del área militar (CATAM) y permanecerá en ese país hasta el próximo domingo.

El momento álgido de la visita de Francisco se producirá el viernes, con una reunión y una oración de reconciliación entre las víctimas del conflicto y exguerrilleros en Villavicencio, una ciudad al sur de Bogotá rodeada por territorios controlados durante años por las FARC.

El evento estará lleno de simbolismo. El pontífice beatificará a dos sacerdotes colombianos asesinados durante las décadas de conflicto con los rebeldes, declarándolos «mártires» víctimas del odio a la fe católica.

El encuentro estará presidido por uno de los símbolos más conmovedores del conflicto: una mutilada imagen de Jesucristo que fue rescatada de una iglesia en la localidad occidental de Bojaya luego de un ataque de las FARC con mortero en 2012. Unas 300 personas se refugiaban en el templo durante la balacera, un enfrentamiento a tres bandas entre los rebeldes, milicias de derechas y el ejército. Al menos 79 personas fallecieron y un centenar más resultaron heridas.

En total, el conflicto dejó más de 250.000 muertos, 60.000 desaparecidos y millones de desplazados. 
Antes de la llegada del Francisco, el presidente Juan Manuel Santos, y el último gran grupo rebelde del país, el Ejército de Liberación Nacional, ELN, firmaron un acuerdo de alto el fuego bilateral, un importante paso hacia la negociación de un acuerdo de paz permanente.

El número dos del Vaticano, el cardenal Pietro Parolin, dijo que el mensaje central del viaje es «la capacidad de perdón: para perdonar y ser perdonado». 

Francisco es el tercer Papa que visita Colombia tras Pablo VI en 1968 y San Juan Pablo II en 1986.