·

Galería de imágenes: Así vivió la gente el Gran Premio de la Hermandad 2017

El público, el que desafía todos los rigores del clima, decididos a ver de cerca el Gran Premio de la Hermandad, para ser parte también de la historia.

La carrera de autos que ya es símbolo de la hermandad indisoluble entre chilenos y argentinos en el sur más austral de la Patagonia, brinda cada año nuevos motivos para ganar más adeptos.

El Gran Premio de la Hermandad se renueva en cada edición y, bajo una celosa organización, ha logrado mantener desde 1974 su prestigio y su jerarquía, sumando en cada edición nuevos corredores.

«No quiero competir, me conformo con llegar», es la frase que se ha escuchado miles de veces en los debutantes y que refleja su valor histórico, el que llama a ser parte, aunque sea lejos del primer puesto.

Unir los puntos extremos, entre Río Grande -en Argentina- y Puerto Porvenir -en Chile- o viceversa es el gran desafío, el llamado que tienta y que convoca.

El verdadero protagonista

De lo que poco se habla es del público, de los cientos o miles que en cada competencia desafían (casi tanto como los competidores) el viento, el frío, el rigor de un clima extremo que no es enemigo eficaz para hacer que los fanáticos se queden en casa.

Para ellos, para los que le dan cada año el marco merecido al Gran Premio de la Hermandad, va esta selección de imágenes obtenidas por la cámara de Héctor Cavalotti.