·

El exceso de velocidad causa una de cada tres muertes en accidentes

Eso sostiene el último informe de la OMS. Hay veinte víctimas fatales por día en el país, y los siniestros siguen siendo la principal causa de deceso entre los jóvenes de 15 a 29 años.

Andá más despacio. Ese es el principal consejo de la Organización Mundial de la Salud , en materia seguridad Vial para este año. La frase clave de la campaña 2017 no es puro juego de palabras: el exceso de velocidad es la causa de uno de cada tres accidentes de tránsito en el mundo, según el último informe OMS, que ratifica que los siniestros viales continúan siendo la principal causa de muerte en jóvenes de 15 a 29 años.

“La velocidad excesiva o inadecuada es la principal causa de los traumatismos por accidentes de tránsito, un problema de ámbito mundial”, señaló Margaret Chan, Directora General de la OMS. “Atajando solamente este problema, los países lograrían una mejora inmediata de la seguridad vial, tanto por lo que respecta a la reducción de la mortalidad como a la mayor proporción de personas que se desplazarían a pie y en bicicleta, y los efectos sobre la salud serían profundos y duraderos”, agregó la funcionaria.

En Argentina, según las últimas cifras difundidas por la Asociación Civil Luchemos por la Vida, durante 2016 murieron 7.268 personas como consecuencia de accidentes de tránsito, lo que arroja un promedio de 20 víctimas fatales por día, unas 606 por mes.

Según el informe de la OMS en el mundo “mueren cerca de 1,25 millones de personas anualmente en accidentes de tránsito en las rutas” y “entre el 40 y el 50 por ciento de los conductores no respetan los límites de velocidad señalizados. Los conductores varones, jóvenes y que han consumido alcohol son más propensos a circular a una velocidad excesiva o inadecuada que puede provocar accidentes”.

El organismo remarcó en un comunicado de prensa que la principal causa de muerte entre los jóvenes de 15 a 29 años siguen siendo los accidentes de tránsito, y que “se calcula que cuestan a los países entre el 3 y el 5 por ciento de su PBI y sumen a muchas familias en la pobreza”.

Solamente 47 países establecieron en 50 kilómetros por hora la velocidad máxima en zonas urbanas, uno de los puntos que la OMS considera “prácticas correctas en relación con una de las principales medidas de control de la velocidad”.

Los países que lograron reducir más drásticamente las tasas de mortalidad y traumatismos por accidentes de tránsito en las últimas décadas son Países Bajos, Reino Unido y Suecia, entre otros, y son los que abordaron el problema con un enfoque amplio que prioriza la conducción a una velocidad segura como uno de los 4 componentes del “enfoque de sistemas para la seguridad vial”, que abarca también la vía pública, el vehículo y el usuario.

 

La realidad argentina

Según la Federación Internacional del Automóvil (FIA) los límites de velocidad y las normas sobre seguridad vial en la Argentina son adecuados, pero podrían mejorase e incorporarse nuevos topes.

“En Latinoamérica hay países que redujeron la velocidad máxima en zonas residenciales a 50 kilómetros por hora, lo que derivó en menos accidentes. Aquí podría hacerse lo mismo”, consideró Pablo Azorín, jefe de seguridad vial y medio ambiente de la FIA. “Está comprobado que reducir un 5% la velocidad promedio puede disminuir los accidentes fatales en un 30 por ciento”, aseguró.

Según las estadísticas, un peatón adulto tiene casi un 20% de riesgo de morir si es golpeado por un vehículo a 60 km/h, mientras que tiene grandes probabilidades de sobrevivir si el impacto se produce a los 30 km/h.

Según datos de la ONU, a partir de que se superan los 80 km/h, cada 15 km/h que se aumente la velocidad se duplica el riesgo de muerte.

En el largo plazo, las opciones para avanzar en la reducción de fatalidades son: “un plan de educación vial en los colegios primarios y secundarios, mejorar la infraestructura de rutas, calles y autopistas y exigir a las automotrices que realicen pruebas más rigurosas”, según el integrante de FIA.

Tres ejes: campañas, más control y sanciones

La Federación Internacional del Automóvil (FIA) advirtió que para combatir las muertes en accidentes de tránsito y generar un cambio de hábito en la población de Argentina es necesario avanzar sobre tres ejes: realizar campañas de concientización, aplicar un mayor control y sostener las sanciones a los infractores.

“En la Argentina hay buenas campañas, pero se está errando en el control sostenido, que es lo que en última instancia da lugar al cambio de hábito en la población. Si hubiera buenos controles, la gente primero actuaría por miedo y luego por respeto a la norma”, expresó Pablo Azorín, jefe de seguridad vial y medio ambiente de la FIA para América latina. “Está comprobado que reducir un 5% la velocidad promedio puede disminuir los accidentes fatales en un 30 por ciento”, aseguró Azorín.

 

Agencia Télam