·

Se aprobó la ley que quita la patria potestad a femicidas

La votación en el el Senado fue por unanimidad. También habrá pérdida de la responsabilidad parental cuando alguno de los padres sea condenado por lesiones graves o abuso sexual contra su cónyuge.

El Senado convirtió en ley con 47 votos afirmativos un proyecto para disponer la privación de la responsabilidad parental para los homicidas de sus parejas, involucrando a ambos progenitores.

En principio, el proyecto presentado por los senadores Juan Manuel Abal Medina y Marina Riofrío (PJ-FpV) sólo incluía a los femicidas, pero fue modificado en la Cámara de Diputados el pasado 26 de abril. “Las modificaciones fueron enriquecedoras”, consideró Riofrío este miércoles.

Se establece que los cuatro hechos aberrantes que implican la pérdida automática de la responsabilidad parental son los de homicidio agravado por vínculo, por violencia de género, lesiones gravísimas y abuso del hijo o hija.

“Tenemos casos muy mediáticos donde, a pesar de tener condenas firmes, los jueces no privaron del ejercicio de la patria potestad al femicida”, ejemplificó Riofrío.

Además, agregó: “También se va a considerar la suspensión de la patria potestad a los que están procesados, en grado de tentativa de femicidio y para los que hayan provocado lesiones graves”.

La suspensión de la responsabilidad parental se aplicará cuando se dicte el procesamiento, salvo cuando se trate de una mujer que, en legítima defensa, mate a su pareja. Es decir, si el homicidio es cometido por la mujer hacia el hombre pero hubiera existido violencia de género previa.

 

Programa de acompañamiento

También con 47 votos a favor y ninguno en contra se sancionó la creación de un “Programa de Acompañamiento para el Egreso de Adolescentes y Jóvenes sin Cuidados Parentales”, destinado a personas de entre 13 y 21 años.

Se trata de un programa de adhesión voluntaria, que se divide en dos tipos de ayuda: por un lado, un acompañamiento personal al joven en distintas áreas -como educación, salud, trabajo y vivienda-, y por otro, una asignación económica mensual.

La misionera Sandra Giménez resaltó que los “jóvenes que no pudieron ser adoptados y se quedaron viviendo en hogares hoy son más de 10 mil en Argentina”. Y celebró la ley por “nuestro compromiso de poner en agenda acciones que impacten en la infancia y la juventud argentina”.