·

Dramático giro en la causa que investiga el incendio fatal de la Margen Sur

Ayer, dos hermanitos fallecieron tras un voraz incendio. La forense confirmaría horas después que uno de ellos había sufrido abusos recientes. Tres miembros de la familia fueron detenidos. Hay un cuarto sospechoso.

En horas de la tarde de ayer, un voraz incendio consumió la totalidad de una vivienda de calle Karukinka, en la Margen Sur, donde dos pequeños hermanitos permanecían solos. Pese a la rápida respuesta de personal de la Comisaría Cuarta, que llegó al lugar y trasladó a los niños en un patrullero hasta el Hospital, debido a las demoras de una ambulancia que nunca arribó, ambos fallecerían.

Sin embargo, la tragedia dio un vuelco en horas de la noche de ayer, luego de que la forense Inés Aparici, a cargo de la causa, confirmara que uno de los hermanitos, la menor de 3 años, había sufrido un abuso sexual reciente.

Debido a esto, el juez interviniente en la causa, Sergio Dieguez, ordenó la detención, como indica el protocolo, del padre, el abuelo y un tío de los pequeños.

El cuarto sospechoso

Además de las tres aprehensiones, también se ordenó la captura de Roberto Gómez, de 60 años, conocido de la familia y que según el testimonio de la madre habría proferido amenazas semanas atrás cuando los intimó a dejar su terreno, a riesgo de quemar el domicilio.

Aprovechando la luz del día y de acuerdo a las novedades que salieron a la luz, personal de Policía Científica y peritos bomberiles realizan tareas exhaustivas para determinar las cusas del ígneo que ayer consumieron la vivienda de Karukinka, pese a que en un primer momento todo indicaba que el incendio se había desatado de manera accidental, debido a un desperfecto técnico en uno de los aparatos eléctricos instalados.