·

Cómo detectar dólares falsos

El comisario Barrios Kogan, jefe de la Policía Científica local, explicó a Radio Fueguina cómo evitar ser embaucados con los dólares falsos que circulan en la ciudad.

«Lo primero que hay que saber es que pueden falsificarse algunos elementos del billete, pero no todos al mismo tiempo«, advirtió Oscar Barrios Kogan, comisario y jefe de la Policía Científica. Para el ojo entrenado, el billete falso se capta casi a simple vista por los errores en el proceso de replicación o por la menor calidad. Pero en la actualidad, el problema de fondo lo plantean los «superbilletes» , una partida de dólares apócrifos que fue emitida en el 2001.

Las claves
Se reproducen a continuación las técnicas. Son más de diez, pero se transcriben las principales a modo de síntesis:

  1. Fluorescencia. Como la mayoría de los billetes auténticos, si se expone a luz ultravioleta, el papel no tiene fluorescencia (una lapicera con haz de luz UV se consigue en un quiosco). No se muestra blanco ni brilla. Es opaco porque se fabrica con algodón y lino. En cambio, la mayoría de los dólares falsos tienen acentuados niveles de fluorescencia.
  2. Banda de seguridad. A partir de 1990 se agrega junto a la incorporación de microletras una franja de poliéster a los billetes con la leyenda «USA». Desde 1996 esa banda tiene fluorescencia. En el billete de u$s100 es roja y se encuentra a la izquierda de la figura de Franklin; en el de u$s50 es blanca amarillenta y se ubica a la derecha (anverso), y en el de u$s20 es de color verde y está más hacia el borde izquierdo del billete, cara anversa.
  3. «Carteo». Si se toma al dólar de los extremos y se lo estira suavemente varias veces, el billete desprenderá un sonido característico llamado «carteo» y que es diferente si es falso.
  4. Microletra. Desde 1990 se agregó a los óvalos centrales de los billetes de u$s50 y u$s100 la inscripción «United States of America». Y aparece en los demás billetes bordeando diversas zonas en las series desde 1996. Esta microletra aparece «borrosa» en la mayoría de las falsificaciones.
  5. Tacto. Los bordes del billete son rugosos, lo que lo hace áspero al tacto. Es producto de la impresión de huecograbado. No aparece en la mayoría de los falsos.
  6. Tinta. Su composición es secreto de Estado. Tiene ciertos componentes metálicos que ningún falsario pudo imitar. Según Silveyra, el producto que usan los falsificadores difiere en la matización del color y se diluye con facilidad. Una prueba de autenticidad es frotar el lado verde sobre una hoja en blanco. El bueno destiñe coloración verde.
  7. Filigranas I. Desde 1996 el papel tiene una marca de agua. La original no reacciona a la luz UV y la falsa reacciona con un brillo blanco intenso.
  8. Filigranas II. El borde del frente y dorso de los billetes está enmarcado por tramados o filigranas. Son continuas y uniformes. Las falsas se empastan o esfuman. Las verdaderas son perfectamente visibles, no son borrosas y su trazo es perfecto.
  9. Fibrillas. Son los filamentos de seguridad. Se incorporan a la pasta de papel aún húmedas. Son hilos de seda o plástico, azules y rojos. En casos de extrema duda, una prueba es extraerlas con una aguja delgada (es posible en los verdaderos).
  10. Impresión ovi. Es la impresión ópticamente variable. Está en la nueva serie de dólares. Al inclinar el billete, esta tinta cambia de color, del verde al negro. En el de u$s100 está abajo a la derecha.