·

Advierten que un popular chocolate podría contener sustancias cancerígenas

La Anmat analiza barritas de tres marcas de la golosina después de que se denunciara en Alemania que algunos de sus componentes serían "potencialmente cancerígenos"

La autoridad sanitaria argentina Anmat (Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica) señaló que «se están haciendo los estudios y evaluaciones técnicas correspondientes» para conocer si existe riesgo en el país con el envoltorio de un chocolate tras una denuncia en Europa sobre sustancias «potencialmente cancerígenas».

La alerta la emitió la organización de defensa de los derechos del consumidor y la calidad alimentaria «Foodwatch» sobre los envoltorios de las conocidas «barritas Kinder» de la empresa Ferrero, los «Fioretto Nougat Minis» de Lindt y «Sun Rice Classic Schoko Happen» de la marca Rübezahl.

Foodwatch, integrada por Alemania, Francia y Holanda, precisó luego de realizar pruebas de laboratorio en 20 productos que se hallaron niveles «peligrosos» de hidrocarburos aromáticos derivados de aceites minerales (MOAH, en inglés).

 

Petróleo

Se trata de sustancias que se obtienen a través de la refinación del petróleo y que en contacto con los alimentos pueden ser «altamente cancerígenas», detalló el organismo de control con sede en Berlín, que dijo haber informado «de antemano» a los productores de esas golosinas acerca de los resultados de las pruebas para que retiraran los productos de la venta al público.

Las «barritas Kinder» fueron las que peores resultados obtuvieron, ya que obtuvieron los niveles más altos en la prueba de aceites minerales saturados (MOSH) y en los MOAH.

 

La réplica de Ferrero Argentina

La empresa Ferrero Argentina emitió un comunicado en el que aseguró que todos sus productos y «en especial Kinder Chocolate», son «seguros y fabricados con la máxima calidad y atención a la seguridad, siempre de acuerdo con las más estrictas legislaciones y regulaciones alimentarias».