·

Vergonzoso: El escandaloso uso de la carpa docente

Activistas montaron un verdadero “boliche bailable” entre las lonas y tarimas de la carpa de protesta. Es la respuesta a las quejas de los vecinos por los ruidos molestos.

La ocupación del espacio público bajo el argumento de una protesta que se quiere visibilizar parece haberse convertido en el camino para todo tipo de abusos y actitudes tan indignantes como perjudiciales para el vecino común.

Más allá de las razones que acudan a justificar la protesta del gremio docente, en Ushuaia los métodos ya resultan intolerables e imposibles de defender.

Hace más de cincuenta días, la carpa montada sobre la calle San Martín ha impedido el funcionamiento de la Casa de Gobierno pero también el desenvolvimiento de la actividad comercial en la zona, el paso de turistas y vecinos y, para más, se ha convertido en una fuente de ruidos y molestias de todo tipo para quienes habitan en el sector.

Días atrás, el fallecimiento de una anciana a la que las ambulancias no pudieron asistir porque tenían el paso bloqueado por  la carpa logró conmover a toda la ciudadanía pero no a los organizadores del dislatado piquete.

Pero las imágenes obtenidas ahora de lo que sucede dentro del rancho armado con maderas y lonas desborda todo margen de imaginación y no puede llamar más que a la indignación y a la condena.

El video que se expandido en los grupos de whatsapp muestra a un grupo de personas bailando y disfrutando un clima de desbordante festejo, ajenos absolutamente a las molestias que provocan.

Luces al estilo del mejor boliche bailable, sonido estridente y clima de jolgorio completan la escena más propia de una fiesta adolescente que de un grupo de personas que han abandonado el trabajo para reclamar por sus intereses.

La escena es imposible de tolerar, por razones obvias y porque contrasta grosera y ofensivamente contra el deseo de los vecinos de que, al fin, se acabe el conflicto y las instituciones vuelvan a funcionar con normalidad.