·

La tasa de servicios para asentamientos genera polémica en el Concejo

Ediles proponen que los frentistas del barrio Arraigo Sur paguen la recolección de residuos, el mantenimiento de las calles y la provisión de agua potable.

El Concejo Deliberante de Río Grande analiza por estas horas la aprobación de un proyecto de ordenanza emanado desde el bloque de la concejal de Frente para la Victoria (FpV), Miriam ‘Lali’ Mora -que lleva la firma de cinco bloques-, que incorpora al Código Tributario Municipal la tasa de servicios especiales para los barrios no formalizados.

La normativa prevé el cobro de una tasa por recolección de residuos puerta a puerta, por el mantenimiento de la vía pública y por la provisión de agua potable. La misma regirá hasta tanto se produzca la regularización dominial de las parcelas que conforma, entre otros, al barrio Arraigo Sur.

Además, el proyecto faculta al Ejecutivo a fijar los montos de dichas tasas, las cuales serán prorrateadas entre frentistas y cuyo monto será incluido en las facturas de energía eléctrica que los vecinos sí abonan en la zona.

Lo cierto es que esta mañana de miércoles, a media hora del inicio de la labor parlamentaria previo a la tercera sesión de mañana, los concejales recibieron una nota con la firma del titular del barrio Arraigo Sur, Juan Domínguez, donde “presentan oposición” al proyecto de Mora.

Concretamente, la misiva aclara que “trabajamos en la elaboración de una tasa o impuesto para el servicio de recolección de residuos únicamente”, al tiempo que consideraron “abusivos” los impuestos al mantenimiento de la vía pública y de la provisión del agua potable, por considerarlos “una cuestión humanitaria”.

“Solicitamos que el cobro de servicio de recolección de residuos domiciliarios puerta a puerta, no supere el valor de unidades fiscales que actualmente paga un vecino que vive en otro sector de la ciudad”, reclaman y aconsejan que “si los límites se excedieran, que sea el Municipio quien absorba estos grandes costos”.

Finalmente, la carta firmada por el titular del barrio Arraigo Sur, asegura: “no pretendemos pagar ni menos ni más sino igual que el resto de los ciudadanos, sin que se torne abusivo solo para un sector de la ciudad”.

La recepción de la nota causó sorpresa por parte de la mayoría de los ediles y hasta el momento no hubo una decisión al respecto, para un tema que se ha discutido en varias reuniones de comisión con los propios vecinos presentes y que parecía finalmente acordado.

 

Informe: Hábil Declarante