·

Crece la polémica entre Vuoto y Bertone

A través de un cruce de comunicados oficiales, los mandatarios evidencian que la amistad de la campaña quedó atrás. Vuoto acusa a la Gobernadora de no recibirlo y Bertone responde que el Intendente de Ushuaia faltó a su palabra.

La amistad y las sonrisas del triunfo, aunque reciente, aparecen hoy como lejanas. Es que la solidez del Frente Para la Victoria se sigue agrietando y en este caso se ha hecho público el por qué de las acusaciones que desde hace tiempo vemos entre el intendente de Ushuaia, Walter Vuoto, y la gobernadora Rosana Bertone.

Cronológicamente, la cosa fue así. Vuoto solicitó a través de una nota oficial reunirse con la titular del Ejecutivo provincial. Bertone contestó, también a través de un comunicado, que no lo recibía porque desde hace tiempo no puede entrar a su despacho en la Casa de Gobierno y si bien utiliza su domicilio personal a modo de oficina, prefiere «reservar ese espacio para personas que gozan de mi confianza, tienen palabra y cumplen con los acuerdos».

La carta de Bertone a Vuoto, donde explica por qué no se reúne con él: