·

Dilma Rousseff, a un paso del juicio político

La Cámara de Diputados de Brasil consiguió los 342 votos necesarios para aprobar el juicio político contra la mandataria brasilera. Si el Senado vota igual que Diputados, será suspendida y el vice ocupará su lugar..

En una jornada tensa y por un debate caliente, los diputados de Brasil lograron los 2/3 y aprobaron el impeachment (juicio político) de la presidenta Dilma Rousseff. De este modo deja a la mandataria brasilera al borde de la suspensión de su cargo, ya que si el Senado decide igual que Diputados, Rousseff deberá ser suspendida para poder ser sometida a juicio político y su lugar será ocupado por el vice Michel Temer.

Mientras esto ocurría, frente a la sede del Congreso se concentraron decenas de miles de personas, tanto contrarios al proceso como favorables a una posible destitución de la mandataria.

Con lo decidido esta tarde, el Senado deberá pronunciarse y decidir si acepta las acusaciones e instaura el juicio político. En ese caso, Rousseff sería separada del poder durante 180 días, que sería el plazo que el Senado tendría para realizar el trámite que pudiera concluir con su destitución.

Durante ese período, el lugar de Rousseff sería ocupado por el vicepresidente Michel Temer, quien rompió sus relaciones con la mandataria y ha dedicado las últimas semanas a consultas sobre lo que sería su posible Gobierno, pues si se llega a la destitución le tocará completar el mandato que acaba el 1 de enero de 2019.

Rousseff, del Partido de los Trabajadores (PT), es acusada de haber manipulado las cuentas públicas para ocultar la amplitud de los déficits en 2014, el año de su reelección, y a inicios de 2015. La mandataria niega esas acusaciones, y las atribuye a una conspiración orquestada por Cunha y por su vicepresidente Michel Temer.

Ese escenario mostraría la puerta de salida al «lulismo», del expresidente Luiz Inacio Lula da Silva (2003-2010), figura emblemática del hoy maltrecho ciclo de gobiernos de izquierda en la región.

«Para combatir el proyecto de poder y corrupción de Lula y el PT (…), voto sí por el impeachment», dijo en sus diez segundos el diputado Luiz Heinze, del PP, un partido que hasta la semana pasada era aliado del PT.

Henrique Fontana, del PT, declaró: «Contra la conspiración y la corrupción representada por Eduardo Cunha y Temer, por la democracia y contra el golpe, voto con toda convicción no a este golpe, no al impeachment».

La crisis política brasileña es observada con preocupación por el resto del mundo, a menos de cuatro meses de la inauguración de los Juegos Olímpicos de Rio.

 

Dilma_Lula_juicio politico