·

Una historia angustiante detrás de la carpa estatal

Un vecino de Ushuaia envió una durísima carta al intendente Walter Vuoto acusándolo de no cumplir sus deberes de funcionario público, al permitir "fogatas, humos tóxicos y el permanente ruido ensordecedor de bombos" en el acampe.

Las consecuencias del acampe estatal en la avenida San Martín de Ushuaia, que lleva 40 días, no sólo se refleja en la escasa actividad que registra la Casa de Gobierno o en la situación que atraviesan los dueños de comercios y locales que a diario ven escapar su clientela.

Los vecinos, uno de los sectores más olvidados por los funcionarios de la capital fueguina, también sufren la angustiante realidad de convivir con el humo decorando el paisaje y bombos a modo de banda sonora.

Uno de estos casos es el del vecino Miguel Oyarzún, que decidió hacer notar su repudio al intendente Walter Vuoto por apañar las medidas de fuerza adoptadas por los sindicatos. En una carta enviada al Intendente camporista, Oyarzún lo acusa de incumplir sus deberes de funcionario público al violar la Ordenanza Municipal 2467, de ruidos molestos.

Incluso, decidió devolver la corona de flores que el Municipio de Ushuaia envió a su domicilio en memoria de su madre, Alba Arias Vda. de Oyarzún, que falleciera en el transcurso del conflicto y oyera de fondo, mientras se despedía de sus familiares, cánticos contra la gobernadora Rosana Bertone.

La carta completa del vecino:

Señor
Walter Vuoto
INTENDENTE DE LA CIUDAD DE USHUAIA
S                               /                               D

                                                                         Informo a Ud. sobre la corona de flores que la municipalidad enviara en memoria de mi madre, Alba Arias  Vda. de Oyarzun, el día 4 de Abril de 2016.
                                                                         Dicha  ofrenda no concibe ser entregada en el contexto en el cual ha ocurrido su fallecimiento, motivo por el cual se dispuso la devolución de la misma a la Municipalidad de Ushuaia.
                                                                         Es de público conocimiento el hecho que mi madre ha nacido y residido en el domicilio de San Martin 443 por casi 90 años, hasta pocos días antes de su partida.
                                                                         También es de público conocimiento que hace más de un mes tanto ella como el resto de la familia hemos convivido con manifestaciones  y asentamientos localizados frente al domicilio,  destacando: fogatas, humos tóxicos y el permanente ruido ensordecedor  día a día, noche a noche…  proveniente de tambores, bombos, música con altoparlantes, etc.
                                                                           Sobre este último punto, recuerdo a Ud. que no se ha hecho cumplir la ORDENANZA MUNICIPAL N° 2467 (RUIDOS MOLESTOS) , cuya ejecución se encuentra bajo su responsabilidad.
                                                                          No es difícil imaginar, sin mayores necesidades de descripción, qué implica para un hijo y para una familia cuidar la frágil salud de una madre y abuela de avanzada edad en dicho entorno. Esto sin siquiera mencionar lo que ha significado para Alba, quien con pena vivió hasta los últimos días de su vida, en primera persona, el desborde en el cual se encuentra hoy inmersa la ciudad, sin poder entender a que se debía semejante TORTURA.
                                                                          El lamentable desenlace de esta situación se vio materializado en el momento  del traslado de mi madre en una silla, quien padeciendo de una neumonía,  debió enfrentar un fuerte viento helado y llovizna durante sus últimos momentos conscientes, a través del asentamiento desde su domicilio hasta la esquina de su casa, ya que la ambulancia que debía trasladarla a la Clínica San Jorge se vio imposibilitada de avanzar por la calle San Martín para recogerla en su puerta.  (Debo recordarle a Ud. la medida de MEDIA CALZADA LIBRE OBLIGATORIA PARA EL PASO DE AMBULANCIAS, BOMBEROS ETC.  plasmado en el Artículo N° 14 y 14 Bis de la Constitución Nacional y el Art. 194 del Código Penal Argentino).
                                                                           Dicho esto, considero que Ud. como Intendente de la Municipalidad de la Ciudad de Ushuaia es en parte responsable por la situación, habiendo avalado con su presencia en el acampe, el escalamiento de la situación hasta el punto anteriormente descripto. (Incumplimiento los Deberes de Funcionario Público).
                                                                          Es por este motivo que no podemos aceptar la ofrenda enviada como un homenaje a la vida y memoria de Alba, sino más bien como parte de una falta de empatía y de respeto generalizada hacia mi madre, como una negligencia total sobre la severidad de la situación.                                                                          
                                                                           Solicitamos que a partir de la fecha y durante el período que Ud. esté en el cargo (MANDATO) de la Intendencia, disponga las gestiones que correspondan para que la Dirección de Ceremonial y Protocolo,  no considere a mi madre, Alba Arias Vda. de Oyarzun y la totalidad de su familia en ningún homenaje, recordatorio, invitación a eventos relacionados, con Antiguos Pobladores y otros que pudieran surgir.

                                                                           Saludo a Ud.

                                                                                          
                                                                                       Miguel A. Oyarzun
                                                                                           DNI 8355527

PD. Copio a los medios de información, radiales, gráficos etc.