·

Clementino: “El banco en esta situación va a generar pérdida”

El vicepresidente del Banco Tierra del Fuego, contador Gabriel Clementino, se refirió por Radio Fueguina al impacto que están causando las asambleas dispuestas por la Asociación Bancaria, que ya provocaron un llamado de atención del Banco Central.

El vicepresidente del Banco Tierra del Fuego, contador Gabriel Clementino, se refirió por Radio Fueguina al impacto que están causando las asambleas dispuestas por la Asociación Bancaria, que ya provocaron un llamado de atención del Banco Central, por las salidas fuera del sistema.

“Estamos muy preocupados con esta situación porque, más allá de este conflicto donde en general los servicios sociales de la provincia están suspendidos, el problema es que el banco está inmerso en el sistema financiero argentino. Ayer llamaron por la tarde del BCRA para ver cuál es la situación, por la cantidad de veces que tuvimos que salir de cámara”, dijo.

Explicó que “salir de cámara es no poder negociar valores con el resto del sistema, por lo cual las personas que tienen que acreditar depósitos, negociar valores, no lo pueden hacer y esta situación nos perjudica como banco”.

Apuntó contra la dirigencia de la Bancaria que está tomando estas acciones y “no está tomando en cuenta que esto es una unidad de negocios y no solamente del gran industrial, sino de la PYMES, del pequeño comerciante, del empleado público, del que tiene que pagar la tarjeta. Nos llevan a una situación muy difícil cuando estamos planteando avanzar para hacer crecer el banco. Acá hay gente que quiere lo contrario, que no está viendo cómo perjudica al banco esta situación”, fustigó.

Aseguró que como consecuencia están “teniendo pérdidas” además de los problemas en la atención a los clientes. “Los estamos atendiendo pero esta sistematicidad de una asamblea ya va para un mes. Hace casi veinte días que están con dos horas de asamblea. La exigencia es que se deroguen leyes y, de la expresión de los legisladores y del mismo gobierno, la cosa no va a pasar por ahí”.

“Hay representantes de la Legislatura que han votado una ley correctiva del sistema previsional, no es una ley de ajuste de caja. No pasa por haber echado gente o haber bajado los salarios, sino por un tema correctivo del sistema previsional propio del sector público”, expuso sobre el paquete de leyes aprobado en enero.

“En el banco tenemos una situación muy difícil y esto repercute en todo el sector privado. Rentas está cerrado, muchos trámites se hacen a través de los consejos de profesionales, se zanjan dudas pero no se puede recaudar normalmente; la Inspección General de Justicia, que maneja toda la parte societaria, está parada. El banco está parado o retrasado y en una situación irregular”, describió del escenario actual.

“No se están dando cuenta de que estamos inmersos en una crisis general y en una recesión general, que va más allá de Tierra del Fuego, además del tema industrial de Tierra del Fuego que es para preocuparse”, alertó.

Aporte mínimo

Clementino avanzó además sobre el descuento salarial que deben afrontar los empleados, y recordó que “los empleados del banco se rigen por la ley de contrato de trabajo y el estatuto bancario, pero no por la ley de empleo público. Es un ente autárquico que tiene su plan de negocios aparte. Estoy convencido de que hay un enfoque equivocado de este conflicto por parte de la Bancaria. He tratado de zanjar todos los caminos para poder hablar con ellos, manteniendo las puertas abiertas constantemente. Pero están en un esquema de CTA cuando ellos no son parte de CTA. Esto nos perjudica y lo hemos hablado con la comisión interna de la Bancaria, porque tenemos un plan de negocios, metas para cumplir dentro de ese plan, y tenemos que responder a nuestros clientes”, subrayó.

Dio a conocer además la pérdida de clientes importantes, como efecto colateral: “Hoy hablé con dos clientes transportistas y me dijeron que se van del banco. Tres personas me llamaron por plazos fijos, y no son poderosos sino gente normal, docentes y comerciantes que no podían renovarlo; hay gente que llama porque no pudo pagar su tarjeta de crédito y no sabe qué va a pasar con los intereses”.

“Nadie nos va a devolver el deterioro que puede tener el banco. Yo estoy preocupado y me parece que hay otros a los que no les preocupa esto”, lamentó.

Respecto del fondo solidario, dijo que “uno puede estar de acuerdo o no y no hago un juicio de valor sobre el reclamo en sí. Pero el sueldo del empleado bancario está en un promedio de 40 mil pesos; y de los 26 mil pesos que fijó la gobernadora como tope para no descontar hay nueve personas alcanzadas, que son las que están en Buenos Aires y no tienen el ciento por ciento de zona como acá. El promedio de lo que se descontaría está en el orden de los 1.200 pesos, y es para sostener un sistema jubilatorio”, dijo.