·

Cristina volvió a Buenos Aires y fue recibida por una multitud

Una multitud recibió en Aeroparque poco antes de las 22 a la ex presidenta para mostrar su apoyo luego de la citación a indagatoria del juez Claudio Bonadio.

Una gran cantidad de personas se acercó al aeropuerto Jorge Newbery con banderas y cantando y celebrando este momento. Entre los presentes se encuentran los periodista Diego Brancatelli y Cynthia García, fieles defensores de la gestión kirchnerista, el ex director General de la Agencia Federal de Inteligencia Oscar Parrilli , el diputado nacional Eduardo “Wado” de Pedro, Andrés larroque, entre otros.

Visiblemente emocionada, Cristina se acercó a saludar a los militantes, no bien se bajó del avión de Aerolíneas que la trajo desde Río Gallegos. Hubo personas que la abrazaron, que le entregaron cartas. “¡Vamos a volver, a volver, vamos a volver!”, es lo que más se escuchó desde la multitud. Ella saludó, hace la “V” de la Victoria.

Tras saludar desde el auto a las personas que la fueron a recibir, la comitiva partió para Recoleta bajo el canto de la gente “Si la tocan a Cristina, que quilombo se va a armar”. Se espera que la multitud presente acompañe en caravana a la ex presidenta a su domicilio de Recoleta, donde se va a alojar a la espera de su declaración del miércoles. El apoyo, además de ser multitudinario en Aeroparque y Recoleta, también se refleja en las redes sociales, donde la vuelta de Cristina Kirchner es el tema más hablado, con el hashtag #ReapareceCKF

La ex presidenta Cristina Fernández partió en el vuelo 1893 de Aerolíneas Argentinas a las 19.25, y poco antes de emprender viaje un centenar de manifestantes despidió a la ex mandataria en el aeropuerto tras acompañarla en una caravana de vehículos.

Cristina dejó su casa de El Calafate a las 18.10 en medio de un férreo operativo de seguridad que se sumó a un improvisado “cerco” montado por militantes y vecinos, que provocó algunos incidentes con la prensa.

Vestida con remera blanca, un chal y sin sus habituales anteojos oscuros, Cristina -visiblemente emocionada- saludó a los manifestantes desde el vehículo, un Renault Megane color champagne, y junto a la comitiva partió a paso lento entre la gente escoltada por dos Ford Ranger que componen la custodia.

Los vehículos transitaron los 22 kilómetros desde la ciudad al aeropuerto acompañados por una caravana, mientras en la entrada se hallaba otro centenar de manifestantes para brindarle una despedida.

Allí también se llevó a cabo un fuerte operativo de seguridad, mientras que la ex presidenta, a poco de abordar el vuelo, se asomó desde el primer piso del aeropuerto y saludó a sus seguidores a través del vidrio.