·

Sarmiento le empató a River en el minuto final

Con muchos suplentes, River ganaba con goles de Iván Alonso y Casco. Pero la visita descontó por intermedio de Niz y llegó al empate con un penal de Chaves en tiempo cumplido. Ponzio, expulsado

Tenía todo para ser una tarde tranquila y de alegría. Ganaba por dos goles de diferencia en su casa, cuidaba jugadores pensando en la Copa Libertadores y cortaba la sequía de triunfos el torneo local. Sin embargo, se complicó solito y lo pagó caro. En el Monumental, River apenas igualó 2-2 ante Sarmiento.

El equipo de Marcelo Gallardo ganaba 2-0 (Iván Alonso a los 3m y Milton Casco a los 23m, los dos en la etapa inicial); pero la visita primero descontó (Alexis Niz, 25m PT) y lo empató a los 47m del segundo tiempo con un tanto de penal de Diego Chaves, tras una mano en el área de Joaquín Arzura.

Encima, el millonario sufrió la infantil expulsión de Leandro Ponzio, quien vio la roja por un inexplicablemente codazo y, en caso de recibir más de una fecha de suspensión, se perdería el superclásico ante Boca en La Bombonera.

Pese a no contar con varias de sus figuras -Lucas Alario, Rodrigo Mora, Jonathan Maidana, Gabriel Gallardo y Lionel Vangioni-, River tuvo unos 20 minutos iniciales muy buenos. El manejo acertado de la pelota a través de Lucho González y Pisculichi, la peligrosidad de Alonso y las proyecciones de Milton Casco por la izquierda le permitieron al local hacerse dueño del partido.

Curiosamente, a pesar de los méritos acumulados, los dos goles del millonario llegaron por errores de Sarmiento: el primero, de Alonso a los 3m, tras una mala salida de Peppino; y el segundo, de Casco a los 23m, en una contra que surgió de un error o una pifia de Alexis Niz y terminó en una mala salida del arquero Trípodi.

Paradójicamente, el primer gol lo hizo Iván Alonso en el día que River usó la camiseta naranja en homenaje a los 30 años del gol de otro Alonso –el Beto- con la pelota naranja en la Bombonera.

Sarmiento, mientras tanto, que había apostado todo a alguna maniobra individual (sobre todo de Fornari) o a la pelota parada, se vio obligado a ir a buscar. Y lo hizo. No con fútbol, pero sí con intensidad y esfuerzo. Así llegó al descuento, a los 25m a través de Niz, y se acercó un par de veces más hasta Barovero, último bastión de un equipo que, con la ventaja 2-0, cedió la pelota.

No les dio a los de Caruso Lombardi para el empate y el local se fue con la victoria parcial al descanso.

El segundo tiempo fue de discreto para abajo. Los creadores de River se quedaron sin piernas y Sarmiento, a pesar de su renovada ambición (del 4-5-1 inicial pasó a al 4-3-3 con el que terminó la tarde) chocó con sus propias limitaciones. El mal estado de la cancha, pesada por la lluvia, contribuyó también a la pobreza del espectáculo.

En ese contexto apenas hubo ocasiones destacadas, y la mejor fue para Sarmiento, cuando a los 38m Kevin Mercado, dentro del área grande, estrelló un remate en el palo derecho del arco de Barovero.

Cuando el partido se iba y River apenas aguantaba la diferencia (su rendimiento fue fiel reflejo de su actualidad en el certamen local), dos jugadas decidieron el destino final del resultado: primero la expulsión de Ponzio, a los 45m, y luego una mano en el área de Arzura, ya en tiempo de descuento. Del penal se hizo cargo Chaves y fue 2 a 2.

Sarmiento convirtió sus dos primeros goles en la era Caruso Lombardi y sumó su primer punto en condición de visitante en el torneo, motivaciones para seguir peleando.

En la próxima jornada, undécima, River jugará con Olimpo en Bahía Blanca (antes asumirá su compromiso por la quinta fecha del grupo 1 de la Copa Libertadores, el miércoles de visitante del San Pablo). Sarmiento, por su parte, será local de Colón.