·

Real Madrid se llevó el clásico ante Barcelona en el Camp Nou

Cristiano Ronaldo apareció a cinco minutos del final y puso el 2-1 sobre el Barcelona, que cortó un invicto de 39 partidos. Piqué había adelantado al elenco catalán mientras que Benzema puso el empate.

 

En el Camp Nou, donde Lionel Messi suele ser el dueño de los flashes, esta vez toda la gloria fue para Cristiano Ronaldo. El crack portugués apareció con toda su jerarquía a sólo cinco minutos del final y le dio el triunfo al Real Madrid sobre el Barcelona en el derby español.

El luso, con una definición entre las piernas del arquero Claudio Bravo después de dominar la pelota con el pecho dentro del área menor, se adueñó de una jornada especial para los catalanes, que asistieron en número récord esta temporada (99.264 personas) con la expectativa de ver el gol número 500 en la carrera profesional de Lionel Messi.

Además, con su triunfo, el conjunto Merengue le cortó a su rival un invicto de 39 partidos en todas las competencias y se metió nuevamente en la lucha por la punta, que ahora lo tiene a siete puntos con la misma cantidad de fechas pendientes.

La caída del elenco catalán también la aprovechó el Atlético Madrid, que previamente había goleado 5-1 al Betis para quedar como escoltar a sólo seis puntos del líder.

En general, el juego del ‘derby’ español estuvo por debajo de lo esperado y sólo en algunos pasajes de la parte final tuvo la electricidad de suponer para un partido con figuras de esa categoría. Real Madrid jugó hasta la apertura del marcador con una actitud especuladora y relativa comodidad frente a una noche sin conexión del trío MSN.

Durante el primer cuarto de hora de la etapa final, Barcelona encerró a su rival contra su área y fue en ese lapso cuando Messi estuvo cerca de anotar su esperado gol pero el arquero costarricense Keylor Navas se lo negó con una volada a mano cambiada sobre el palo izquierdo, a los nueve minutos.

Poco después, tras un córner lanzado por el croata Iván Rakitic desde la derecha, Piqué se escapó de la marca del portugués Pepe y abrió el marcador con un cabezazo contra el suelo, que dejó sin reacción al centroamericano.

Sin embargo, la alegría duró poco. Seis minutos después, Karim Benzema liquidó una muy buena jugada y selló la igualdad.

El Madrid no se conformó con el 1-1, consciente de que el éxito en el Camp Nou era la única posibilidad de seguir con vida en la Liga. Tampoco se desesperó con la insólita decisión de Hernández Hernández de anular el gol de Bale a los 35 minutos y encontró su premio a los 40 cuando Cristiano se consagró en el verdugo con el gol número 16 en la historia del ‘derby’.

Superado el clásico, ambos se concentrarán en el inicio de los cuartos de final de la Liga de Campeones, pues Barcelona recibirá a Atlético de Madrid y Real visitará a Wolfsburgo de Alemania.