·

La Selección ganó, se floreó y se afianzó en los puestos de clasificación ante Bolivia

El equipo de Martino le ganó 2 a 0 al de Baldivieso en Córdoba por la sexta fecha de las Eliminatorias. Mercado y Messi, de penal, firmaron el tercer triunfo consecutivo del equipo nacional.

La selección argentina de fútbol superó esta noche a su par de Bolivia, 2 a 0, en encuentro correspondiente a la sexta fecha de las eliminatorias sudamericanas, clasificatorias para el Mundial de Rusia 2018, disputado en el estadio Mundialista Mario Alberto Kempes, de Córdoba, ante unos 55.000 espectadores.

Los tantos del equipo nacional fueron anotados por el defensor Gabriel Mercado, a los 19 minutos de juego, y por el capitán Lionel Messi, quien anotó de penal a los 29 de la etapa inicial, conquista que significó su gol número 50 vistiendo la camiseta del seleccionado mayor, quedando a seis de Gabriel Batistuta, que también alcanzó la misma cifra en Córdoba en 1999, en un amistoso (2-1) frente a Colombia.

Con este triunfo los dirigidos por Gerardo Martino, que venían de vencer el último jueves a Chile 2 a 1, quedaron en el tercer lugar de las posiciones con 11 puntos, detrás de los líderes Uruguay y Ecuador, que suman 13. Los bolivianos por su parte están en la zona baja con tres puntos, en la penúltima colocación, solamente por arriba de Venezuela (1).

Desde el arranque mismo del juego los locales marcaron cómo sería el desarrollo del partido, porque rápidamente a los 12 segundos Gonzalo Higuaín trabó ante un defensor rival, la pelota derivó en Di María, que perdió en el mano a mano ante el arquero Carlos Lampe, y en el rebote a punto estuvo Ever Banega de convertir, pero su remate dio en el travesaño.

Se abroqueló cerca de su área el elenco de Julio Baldivieso y esperaba a la ‘albicesteste’ con todos sus futbolistas en su propio campo, lo que dificultaba el accionar de los argentinos, que intentaban romper ese esquema defensivo cuando se juntaban Messi y Di María, quienes cambiaban el ritmo, o cuando aparecía Marcos Rojo por izquierda, que se proyectaba con criterio e intentaban asistir a Higuaín.

Se disputaban 20 minutos en la noche del Kempes, cuyo césped no presentó mayores dificultades para el desarrollo normal del juego, cuando Marvin Bejarano bajó a Messi en el sector derecho del ataque argentino. El 10 de Barcelona fue más rápido que todos y habilitó el tiro libre para asistir a Higuaín, quien definió por arriba de Lampe, pero le sacaron sobre la línea su disparo, el rebote le quedó al propio delantero del Nápoli, que tocó atrás para el ingreso de Mercado, quien solamente tuvo que empujar para marcar el 1 a 0 y destrabar el partido.

Messi probó con otra pelota parada a los 26m. cuando exigió a Lampe, que tapó con una espectacular volada, tres minutos más tarde Ronald Eguino derribó en el área a Banega y el venezolano Jesús Valenzuela marcó un discutido penal, del que se hizo cargo el capitán de la Argentina, y acomodó su remate arriba, al palo izquierdo del arquero, que nada pudo hacer para evitar la segunda caída de su valla.

A pesar de la desventaja seguía siendo muy conservador el planteo de los bolivianos, que continuaron replegados en su campo y parecían más preocupados por cuidar su arco de otro gol ‘albiceleste’ que por ir a buscar el descuento.

Expiraba el primer tiempo y llegó una gran apilada de Messi, que arrancó en mitad de cancha, se sacó tres hombres de encima y tocó para Higuaín, pero el ‘Pipa’ desvió su remate por el palo izquierdo, finalizando una primera mitad que tuvo como dato negativo la salida de Di María con un golpe en la rodilla derecha, reemplazado por Angel Correa.

Más de lo mismo fue el segundo tiempo, porque Argentina dominaba todo y daba la impresión que el tercero estaba al caer. Solamente a los ocho minutos de esa segunda etapa tuvo trabajo el arquero Sergio Romero, cuando sacó exigido un tiro libre de Martín Smedberg, tras una falta que había cometido Mascherano cerrando ante un intento de ataque de Yasmani Duk.

Los arranques de Messi en velocidad levantaban al público, que deliraba cada vez que el astro del Barcelona tomaba contacto con el balón, como lo hizo en una gran corrida que cerro con lo justo la defensa boliviana a los 17 minutos Apilada de Messi, la perdió sobre el final, en una buena acción, previa a otra buena gestión de Higuaín, que asistió a Biglia, pero el jugador de Lazio de Italia la tiró afuera.

Entró en una meseta el partido pasando los 20 minutos del complemento, porque Argentina dominaba todo y el elenco ‘verde’ no hacía demasiado por lograr el descuento, teniendo solamente una segunda chance con un cabezazo de Duk que fue bien controlado por Romero.

Los locales, aunque con menos énfasis que en el primer tiempo, siguieron buscando con el siempre incisivo Messi, que tuvo una buena chance a los 37 minutos con un tiro libre que sacó de manera espectacular Lampe, en lo que fue la última opción clara de gol de un encuentro que tuvo como amplio dominador al conjunto ‘albiceleste’ que sumó su tercera victoria en fila y sigue invicto en tierras cordobesas en las nueve ocasiones que se presentó en este escenario.

 

Primer gol argentino (Mercado)

https://www.youtube.com/watch?v=r-ZWS55iw3Q

 

Segundo gol argentino (Messi, de penal)

https://www.youtube.com/watch?v=fiyjPCK0xIc

 

La magia de Messi, la velocidad de Higuaín

El seleccionado argentino de fútbol diseñó una clara victoria sobre su par de Bolivia en partido por eliminatorias sudamericanas y mostró la magia de Lionel Messi como principal argumento de victoria, en el marco de un rendimiento colectivo que alcanzó un nivel aceptable.

El crack rosarino del Barcelona fue, como en tantas otras noches, la llave que le permitió a la Argentina destrabar un compromiso que nunca presentó contratiempos, por la estrategia conservadora de un rival temeroso que no abandonó casi nunca el dibujo 5-4-1, aun en desventaja en el tanteador.

Al capitán albiceleste poco le importó ese esquema ultradefensivo interpuesto por el rival, esa marcación zonal férrea que, a veces, coqueteó con los límites de las brusquedades absurdas.

Es que el ‘10’ fue imparable cuando tomó la pelota por la derecha, cuando se corrió para el centro o cuando se situó como centrodelantero para finalizar las jugadas.

El astro del Barsa mostró una marcha más que el resto en la jugada que derivó en la primera conquista: hizo rápido el tiro libre que derivó en habilitación a Higuaín y el pase del atacante del Nápoli al goleador Mercado.

Luego, Messi ejecutó esquinada la falta inventada por el árbitro Jesús Valenzuela (de Ronald Eguino a Ever Banega) y, mediante un penal, convirtió su gol número 50 con la camiseta del seleccionado.

También fue meritoria la tarea de Higuaín, más allá de que se haya retirado del Kempes (ovacionado por la concurrencia) sin sostener un nuevo romance con la red.

El ‘Pipita’ estuvo rápido para juntarse, asociarse con compañeros y buscar siempre al mejor posicionado. También fue astuto para “atacar el espacio”, tal como pide el DT Martino.

Un escalón por debajo, apareció, la frescura y atrevimiento que exhibió Angel Correa, el reemplazo del lesionado Angel Di María. El ex San Lorenzo, en sintonía con sus compañeros de ataque, se mostró rápido y dispuso de chances para marcar, aunque le faltó esa pizca de suerte para inscribir su nombre en la pizarra.

 

El detalle de los jugadores argentinos es el siguiente:

Sergio Romero (6): hasta el minuto 54 fue un auténtico espectador. En ese momento apareció para desviar un tiro libre de Martín Smedberg.

Gabriel Mercado (6): Cumplió una sobria tarea y, además, anotó un gol, erigiéndose en impensado artillero de esta doble fecha mundialista (había festejado también en Chile).

Martín Demichelis (5): Apareció con dudas en el arranque pero terminó asentándose. Eso sí, los delanteros bolivianos jamás representaron una amenaza.

Javier Pinola (6): Un buen debut en este ciclo. Sin sobresalir mostró los destellos de un jugador importante en las dos áreas, como ocurre en Rosario Central

Marcos Rojo (6): Fue salida y proyección por el costado izquierdo. Fue de menos a más, pero cumplió.

Lucas Biglia (6): Combativo en el medio, redondeó un aceptable desempeño y hasta se animó a probar de media distancia.

Javier Mascherano (7): A su habitual espíritu de lucha le agregó criterio para entregar el balón y asistir en pases quirúrgicos.

Ever Banega (5): De lo más discreto en el equipo de Martino. No logró hacerse conductor (arrancó bien y a los 12 segundos ya había estrellado un disparo en el travesaño). Fue como extremo ante la lesión de Di María, pero no estuvo fino en las cesiones.

Lionel Messi (9): Fue la llave que abrió el partido, con un rendimiento superlativo. Marcó el tanto número 50 con el seleccionado nacional.

Gonzalo Higuaín (7): Sólo le faltó convertir para rubricar una actuación para el aplauso. Ovacionado por la gente.

Angel Di María (5): Tuvo cinco minutos muy buenos en el arranque. Pero el crack del PSG trabó fuerte una pelota con un defensor boliviano y a partir de ese instante, la rodilla derecha le ‘pasó factura’. Fue reemplazado por ese golpe, a los 31m. del primer período.

Angel Correa (7): Interesante ingreso. Vivaz y atrevido para entrar en la misma sintonía que sus compañeros de ataque.

Sergio Agüero (x) Ingresó durante los últimos 14 minutos en sustitución de Higuaín. Se mostró rápido.

Augusto Fernández (x) Jugó apenas 6 minutos. Entró por Banega.