·

La provincia somos todos

Más de veinte días de crisis es demasiado para una provincia que tiene mucho en que pensar además de las demandas de los sindicalistas estatales.

Resulta difícil hablar cada día de otro tema que no sea el reiterado e interminable clima de conflicto entre gobierno y gremios que para Tierra de Fuego parece ser una característica, una costumbre dañina que se reitera cada año.

Este lunes ya de otoño se cumplen 21 días de la pelea entre el Gobierno y los gremios estatales. Uno y otros siguen estancados por las posturas antagónicas, irreductibles, que sostienen a la hora de buscar una salida, frente a una situación que cada día se pone más tirante.

valija_corte-97

Hace cinco días que está cortada la ruta en el ingreso a Ushuaia, existe una orden de desalojo que no sido obedecida por las fuerzas de seguridad y que mucho menos ha sido acatada por los manifestantes que parecen creer que bajo la excusa de “la protesta” todo delito que pudieran cometer va a quedar a salvo de castigo alguno.

El corte de ruta, los piquetes, la decisión de no trabajar, en suma, tienen a la provincia, pero principalmente a Ushuaia paralizada, sitiada por momentos. Miles de vecinos de la ciudad capital de la provincia tienen horario establecido a la fuerza para poder ir a sus casas situadas en los barrios periféricos. Otros tantos (muchos, turistas) deben cruzar a pie, con sus valijas; las empresas de transporte se las ingenian haciendo trasbordo de pasajeros para saltear la barricada.

seniora_cajas_97

Los camiones de combustible que traen las naftas a Río Grande, además de esperar horas y horas para cruzar, cuando lo hacen deben sortear fogatas, imaginen la situación: fogatas a pocos metros de un camión con 25 mil litros de combustible. Se diría que Dios vive en Tierra del Fuego y que por eso no ha ocurrido una desgracia.

Muchos no hablan de las escenas de pugilato y apretadas que cometen algunas personas que lideran el piquete, que cuando un vecino se acerca para pedir pasar, lo reciben con insultos y a veces con golpes.

Las conductas y los discursos se han desmadrado, el dirigente del SUTEF Horacio Catena ha tenido la bajeza como hombre de poner en su discurso que “la Gobernadora Bertone ha utilizado su desgracia, que habló del abuso que tuvo cuando tenía 12 años para debilitar el conflicto”. Lo que es peor, las mujeres allí presentes no le señalaron el error imperdonable de atacar a una mujer (en este caso la gobernadora) en su más profunda sensibilidad, para poder controlar a la muchedumbre.

casa_gob_carpa_1-97

Pero Catena refuerza su discurso, no escatima recursos, no repara en cuestiones éticas, porque sabe que los docentes de a poco van retornando a las aulas a dictar clases, que la protesta de a poco va llenando de hartazgo hasta a su propios impulsores.

Un oyente atento puede notar que se ha desnudado la verdadera causa del caos instalado, porque Horacio Catena indicó que “Todos los secretarios tienen miradas distintas, pero deben tener claro el objetivo, sin lugar a dudas, que es derrotar a Bertone”.

Cosa que no se hizo en las urnas, parecen buscar ahora a través del caos social.  Recordemos que Catena fue uno de los punteros del derrotado candidato Federico Sciurano, quien fue uno de los primeros políticos que pasó a visitarlo por la carpa.

casa_gob_carpa_97

Por otro lado el dirigente de ATE Carlos Córdoba dijo que  La Gobernadora “va a vivir envuelta en llamas” y con esos discursos beligerantes, destituyentes, lejos está la solución del conflicto.

Estuve en el corte de la ruta 3, allí observé a un ex ministro de gobierno, jubilado que cobra 62 mil pesos, cortando la ruta y haciendo como que dirigía el tránsito. Pero años atrás en su función discutía con los mismos gremialistas y tenía a sus órdenes la policía para reprimirlos.

No quiero olvidarme de la ex ministra Sahad que también está en la carpa frente a la casa de Gobierno, la misma ex ministra que tuvo toda la responsabilidad en la represión que se produjo años en el hospital Regional Río Grande.

Ahora vamos a hablar de Los daños colaterales del conflicto

Los comercios aledaños a la Casa de Gobierno no abren sus puertas, no es por temor, sino que el humo de los tachos de los manifestantes se les mete en sus negocios y arruinan sus mercaderías. Una Ushuaia vacía, poca gente en la calle principal, salvo los turistas que llegaron en un crucero.

Emilio, el propietario de la panadería de Tolhuin, ayer domingo subió a su página de Facebook una foto donde mostraba su negocio vacío y eran las 10 de la mañana.

Nosotros venimos hablando de que el no ingreso del personal y funcionarios a casa de Gobierno traería aparejado problemas tales como no poder efectuar el pago de descuentos judiciales, liquidación de pensiones, pago a las escuelas privadas y envío de coparticipación a los Municipios.

En este punto, el propio intendente Gustavo Melella manifestó que “la situación es complicada”, porque el Ministro de Economía y el gobierno aducen que no pueden ingresar a sus oficinas.

Agregó Gustavo Melella que “independientemente de que esto sea así o no, no voy a entrar en una discusión con ellos, lo que deseamos por sobre todas las cosas es restablecer la paz social en Tierra del Fuego; restablecer el diálogo, que se puedan sentar el Gobierno y la Legislatura, los referentes gremiales y nosotros (los intendentes de la provincia) para tratar de resolver esta situación”.

Hasta aquí todo lo que está pasando lo adelantamos en Radio Fueguina, pero ya estamos en la Semana Santa, quizás llegue el momento de la reflexión  y de encontrar la paz social en Tierra del Fuego.