·

Murió el escritor Umberto Eco

El italiano autor de “El nombre de la rosa” tenía 84 años.

 

 

El escritor y filósofo italiano Umberto Eco, autor de «Número cero», murió hoy a los 84 años de edad, según difunden diversos medios internacionales. El escritor llevaba tiempo aquejado de un cáncer.

El medio italiano Repubblica confirmó la noticia del deceso tras contactarse con familiares del reconocido  escritor.

Umberto Eco destacó en el mundo de la filosofía y la semiótica. Entres sus obras literarias destacan:  «El Nombre de la Rosa», «El cementerio de Praga» y «El Péndulo de Foucalt».

Eco nació en la ciudad de Alessandria, en el norte de Italia. Se doctoró en filosofía y letras en la Universidad de Turín en 1954 con un trabajo que publicó dos años más tarde con el título de «El problema estético en Santo Tomás de Aquino» (1956).

Umberto Eco empezó a publicar sus obras narrativas en edad madura. En 1980 se consagró como narrador con El nombre de la rosa, novela histórica culturalista susceptible de múltiples lecturas.

Escribió además otras novelas como «El péndulo de Foucault» (1988), fábula sobre una conspiración secreta de sabios en torno a temas esotéricos, «La isla del día de antes» (1994), parábola kafkiana sobre la incertidumbre y la necesidad de respuestas, «Baudolino» (2000), una novela picaresca —también ambientada en la Edad Media— que constituye otro rotundo éxito y sus últimas obras, «La Misteriosa Llama de la Reina Loana» (2004) y «El cementerio de Praga» (2010).

En 2000 recibió el premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades. Es caballero de la Legión de Honor francesa.

Una de las últimas polémicas que protagonizó el experto en semiótica fue respecto a las redes sociales, plataformas que consideraban le dan espacio a «legiones de idiotas».

«Las redes sociales le dan el derecho de hablar a legiones de idiotas que primero hablaban solo en el bar después de un vaso de vino, sin dañar a la comunidad. Ellos eran silenciados rápidamente y ahora tienen el mismo derecho a hablar que un premio Nobel. Es la invasión de los necios», comentó en su momento el Premio Príncipe de Asturias.

 

– Obra selecta de Umberto Eco

  • Novela

(1980) El nombre de la rosa

(1988) El péndulo de Foucault

(1994) La isla del día de antes

(2000) Baudolino

(2004) La misteriosa llama de la Reina Loana

(2010) El cementerio de Praga

  • Otras obras

(1956) El problema estético en Tomás de Aquino

(1959) Arte y belleza en la estética medieval

(1965) Las poéticas de Joyce

(1968) La definición del arte

(1971) Las formas del contenido

(1974) Sociología contra psicoanálisis

(1975) Trattato di semiotica generale

(1976) Introducción al estructuralismo

(1980) Función y signo: la semiótica de la arquitectura

(1984) Semiótica y filosofía del lenguaje

(1985) De los espejos y otros ensayos

(1990) Los límites de la interpretación

(1993) La búsqueda de la lengua perfecta

(1994) Seis paseos por los bosques narrativos

(1997) Kant y el ornitorrinco

(1999) La estrategia de la ilusión

(2000) La bustina de Minerva

(2005) La historia de la belleza

(2007) La historia de la fealdad

(2009) El vértigo de las listas

(2009) Cultura y semiótica

(2010) La nueva Edad Media

(2010) Nadie acabará con los libros

(2011) Confesiones de un joven novelista

(2013) Construir al enemigo Related Articles

Algunas de sus frases más célebres

  • “Los libros se respetan usándolos, no dejándolos en paz”.

  • “El mundo está lleno de libros preciosos que nadie lee”

  • “Hacer una tesis significa divertirse y la tesis es como el cerdo, en ella todo tiene provecho”.

  • “Los objetos están semánticamente desgastados antes que su materialidad”.

  • “Hay libros que son para el público, y libros que hacen su propio público”.

  • “Hoy no salir en televisión es un signo de elegancia”.

  • “El autor debería morirse después de haber escrito su obra. Para allanarle el camino al texto”.

  • “Adoro a los gatos. Son de las pocas criaturas que no se dejan explotar por sus dueños”.

  • “Los libros son esa clase de instrumentos que, una vez inventados, no pudieron ser mejorados, simplemente porque son buenos. Como el martillo, el cuchillo, la cuchara o la tijera”.

  • “Nada consuela más al novelista que descubrir lecturas que no se le habían ocurrido y que los lectores le sugieren”.

  • “Nada es más nocivo para la creatividad que el furor de la inspiración”.

  • “El narrador no debe facilitar interpretaciones de su obra, si no, ¿para qué habría escrito una novela, que es una máquina de generar interpretaciones?”.