·

Hallaron muerto al empresario Martín Blaquier

El integrante de la familia dueña del ingenio Ledesma fue encontrado con un escopetazo en la cabeza en un hotel Sheraton de la provincia de Buenos Aires.

 

 

 

El empresario Martín Blaquier, integrante de la familia dueña del ingenio Ledesma, fue hallado muerto de un escopetazo en la cabeza en una habitación del hotel Sheraton de Pilar y los investigadores creen que se trató de un suicidio, informaron fuentes policiales.

Blaquier (57), sobrino de Carlos Blaquier, el dueño de la empresa azucarera Ledesma, fue hallado muerto alrededor de las 21 de anoche en el mencionado hotel ubicado a la altura del kilómetro 49,500 del ramal Pilar de la Autopista Panamericana, donde se había alojado ayer a las 17.

El empresario fue encontrado tendido en el piso de la habitación con un disparo en la boca y una escopeta calibre 12/70 junto a su cadáver.

«Parece un suicidio claro, pero vamos a investigar a fondo. Se sentó en una silla y se pegó el tiro en la boca”, dijo a Télam un jefe policial que interviene en la pesquisa.

Los investigadores hallaron cuatro hojas manuscritas en la habitación donde, según lo que contó a Télam un vocero de la investigación, Blaquier explica que la escopeta se la pidió prestada a un amigo que no debe ser involucrado en el hecho.

El hallazgo se produjo cuando un primo llegó preocupado al hotel luego de recibir un mensaje de texto del propio Blaquier, quien le pedía que cuidara a su mujer y le avisaba que estaba en el hotel Sheraton.

«Llamaron desde la conserjería y Blaquier no atendía. Subieron a la habitación con personal de seguridad y el familiar y tampoco contestaba, por lo que decidieron abrir la puerta y se encontraron con el cadáver», dijo a Télam una de las fuentes consultadas.

Al lugar arribó personal de la Jefatura Departamental Pilar y peritos de Policía Científica que, entre otras pericias, tomaron muestras de las manos del cadáver de Blaquier para buscar rastros de la deflagración de un disparo con el Microscopio Electrónico de Barrida (MEB).

Según las fuentes, inicialmente no hay testigos que hayan escuchado el estampido de la escopeta.

El caso es investigado por el fiscal Leonardo Loiterstein, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 2 de Pilar.

 

Dejó una carta

Fuentes de la investigación dijeron a Infobae que en la habitación en la que se produjo el hecho, la número 155, apareció un mensaje, que se presume fue escrito por él, aunque no fue confirmado oficialmente. El escrito está en pedazos de papel de anotador arrancados.

«La escopeta es de mi primo, Gastón Blaquier, y hoy lo engañé y le insistí que me la diera con la excusa de que me iba a cazar patos. No tiene nada que ver y le pido perdón por mentirle tan feo», comienza.

Y continúa: «Por favor, que mi mujer Josefina sólo se entere por mi mejor amigo, Miguel Blaquier».

La tercera oración se limita a pedir –también «por favor»– llamar a esa persona y a continuación deja un teléfono.

Mientras las autoridades avanzan en la investigación, los forenses confirmaron la existencia de pólvora en las manos, lo que reforzaría la hipótesis del suicidio. La autopsia tampoco detectó signos de alguna enfermedad.

En los peritajes participa Policía Científica de La Plata y el Cuerpo Médico Forense de la Justicia de San Isidro. La investigación quedó a cargo del fiscal Leonardo Loiterstein, de la UFI N° 2 de Pilar.