·

Santa Cruz, sitiada por un reclamo de la UOCRA

Son trece las localidades con piquetes en sus accesos principales. El gremio del a construcción reclama que Lázaro Báez pague el dinero adeudado.

De las quince localidades de Santa Cruz, trece sufren el bloqueo generado por los piquetes de la UOCRA que reclama que el empresario Lázaro Báez pague quincenas, salarios y liquidaciones finales adeudadas.

El conflicto que parecía encausarse la semana pasada, tocó ayer su máximo punto de tensión cuando el gremio decidió realizar cortes de ruta en la mayoría de las ciudades abriendo el camino solo cada diez horas, por diez minutos. Kilómetros de vehículos haciendo cola para circular, es la fotografía que devuelve hoy la provincia gobernada por Alicia Kirchner que sigue sin pronunciarse sobre la situación.

Santa Cruz vive días convulsionados. A la crisis económica con un déficit de $4.600 millones, hoy suma un profundo malestar social que combina el reclamo de los trabajadores de las construcción con la imposibilidad de circular por las rutas provinciales en plena temporada turística.

Mientras el gobierno de Alicia Kirchner opta por el silencio ante la crítica situación que se vive en las rutas santacruceñas, la UOCRA encrudeció su protesta por la deuda que el titular de Austral Construcciones, investigado por lavado de dinero, mantiene con sus trabajadores. El gremio que había suspendido las medidas de fuerza al iniciarse un cronograma de pago que desembolsó sólo para pagar la segunda quincena de diciembre $10 millones, se interrumpió por falta de fondos al comienzo de semana.

El malestar se incrementa a medida que la firma insignia favorecida por el kirchnerismo con la obra pública (ganando más de 54 licitaciones por $24.500 millones), sigue retrasando el pago de quincenas, salarios, vacaciones y liquidaciones finales. Desde el entorno de Báez reiteran que se está haciendo «lo posible para cumplir», pero los números están en rojo: $44 millones de cheques sin fondo y un crédito de $162 millones, más las deudas con proveedores y la paralización de la obra pública.

Sin garantías de pago, hoy un grupo de trabajadores se trasladaría a Río Gallegos y aseguran que marcharán a la casa de gobierno exigiendo la ayuda de la Provincia que hasta el momento, se mantiene al margen del conflicto considerando que es «responsabilidad total de la empresa», como señaló un alto funcionario a Clarín.

La gobernadora Kirchner no se expresó al respecto de la situación que interrumpe la circulación por las rutas y a sus funcionarios sólo les reitera que Lázaro es «quien debe pagar sin ayuda de la Provincia», según relataron a Clarín.

Omar Saracho, representante de los obreros ya despedidos, señaló que «ni la gobernadora, ni los intendentes ni los concejales se están ocupando del tema», y buscan llevar el reclamo a la casa de gobierno y piden incluso la intervención de las autoridades nacionales.

Hasta ayer de las trece localidades, las más complicadas estaban en zona norte a la altura de Caleta Olivia, Pico Truncado, Las Heras, Puerto Deseado, además de Perito Moreno y Los Antiguos. En la zona centro, Piedra Buena, Puerto San Julián, Gobernador Gregores  y la capital santacruceña entre las más afectadas. 

A la fecha, Lázaro Báez avanzó con más de 1.600 de los 1.800 despidos que hará efectivos. El holding cuenta con más de 3.000 trabajadores, con lo cual redujo en más del 50% su personal. La Provincia evalúa medidas legales para intimar a la empresa a que salde sus deudas, pero hasta el momento no hubo ninguna comunicación con el representante letrado de Austral, Roberto Saldivia.

En solidaridad con el reclamo de los trabajadors de la construcción, la UOCRA vinculada a la actividad minera se solidarizó paralizando los trabajadores en los yacimientos. Y persiste el corte sobre ruta 40 de los trabajadores de la Usina Térmica por falta de pago de quincenas, salarios y vacaciones.