·

Un Hércules en emergencia aterrizó en Río Gallegos

Iba hacia la Antártida cuando tuvo un problema en el tren de aterrizaje. Se analizó desviarlo hacia Tierra del Fuego pero finalmente aterrizó sin problemas en Santa Cruz.

 

Un avión Hércules de la Fuerza Aérea Argentina que iba con destino a la Base chilena Frei de la Antártida se declaró en emergencia y el piloto decidió aterrizar en Río Gallegos.

En medio de un gran operativo de seguridad, la aeronave pudo aterrizar sin problemas y con sus 33 pasajeros ilesos.

El Hércules tenía rota la tapa del tren de aterrizaje del lado derecho. Antes de hacer base en el aeropuerto, hizo dos pasadas de sobrevuelo y tuvo que tirar combustible.

Por momentos se analizó la posibilidad de continuar vuelo hacia Río grande o Ushuaia pero finalmente se completó la operación en Río Gallegos.

 

Una misión dolorosa

La agencia Télam confirmó que el pilotaje del avión Hércules TC 66 en emergencia evaluó aterrizar en Río Grande o en el aeropuerto Malvinas Argentinas de la ciudad de Ushuaia, pero finalmente decidió continuar viaje hasta Río Gallegos porque «existen mayores condiciones de seguridad».

Esto se debe a que en el aeropuerto de Río Gallegos hasta hace unos meses aterrizaba el avión presidencial por lo que las medidas de seguridad eran extremas.

Respecto de los pasajeros, eran 33 las personas a bordo, entre tripulantes y pasajeros, que se dirigían a la base chilen a Frei de la Antártida para trasladar el cuerpo de un marino fallecido en alta mar desde allí a Mendoza. Según confirmó la Armada, se trata del Teniente de Fragata médico Alejandro Martín Schneiter, de 40 años, quien murió de un infarto no traumático.

«El teniente se encontraba en comisión a bordo del aviso ARA «Suboficial Castillo», unidad que estaba realizando la XVIII Patrulla Antártica Naval Combinada (PANC)», explicaron en un comunicado.