·

Histórica visita del presidente Mauricio Macri a la provincia de Córdoba

El Presidente encabezó en la capital de esa provinca la primera reunión del gabinete nacional fuera de Buenos Aires. Sostuvo que una nueva ley de coparticipación es una "vieja deuda pendiente”.

El presidente de la Nación Mauricio Macri encabezó en la ciudad de Córdoba la primera reunión del gabinete nacional fuera de Buenos Aires. Participó el gobernador de Córdoba Juan Schiaretti y varios de sus funcionarios.
Al término del encuentro, Macri y Schiaretti realizaron una rueda de prensa juntos en la Sala Auditorio del Centro Cívico del Bicentenario Brigadier General Juan Bautista Bustos, sede del gobierno provincial.
Al ser consultado sobre la posibilidad de introducir cambios en la distribución de los fondos coparticipables, un reclamo que movilizó a los gobernadores peronistas que se reunieron el pasado fin de semana en la provincia de San Juan, Macri consideró al tema «una vieja deuda pendiente».
Al respecto, aseguró que la distribución de esos fondos «siempre aparece como algo muy difícil de resolver porque suma 140 lo que tiene que ser 100», al tiempo que expresó su compromiso de «empezar a devolverle herramientas e instrumentos» a cada provincia.
Schiaretti, por su parte, sostuvo que el tema de la coparticipación lo está tratando el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, «con todos los gobernadores» y evaluó que esa discusión «no correspondía ser tratada en esta reunión».
«Todos conocen mi posición desde hace bastante tiempo, que hay que modificar la ley de reparto de los recursos entre la Nación y las provincias, que es algo compartido con el presidente y por todo su equipo», indicó el mandatario provincial, que también consideró que «a través del diálogo seguramente iremos dando en estos tiempos pasos significativos en esa dirección, pero hoy no correspondía tratarlo ya que eran temas específicos de la provincia de Córdoba en su relación con la Nación».
Otra de las consultas realizadas al presidente fue la evolución del compromiso asumido durante la campaña electoral para modificar el impuesto a las ganancias, a lo que respondió que ese tema será tratado «cuando arranque el Congreso», en referencia al inicio de sesiones extraordinarias del parlamento nacional pautado, como todos los años, para el 1 de marzo.
Macri también se hizo eco de una discusión doméstica de la ciudad de Córdoba al defender la creación del Ente de Servicios y Obras Públicas (Esop), dispuesto por el intendente Ramón Mestre y resistido por el el gremio municipal que lo considera una «municipalidad paralela».
«La ciudad de Córdoba necesita un proceso de modernización importante. Es la segunda ciudad más importante de la Argentina y necesita un ente para dinamizar», apuntó el mandatario.
Sobe el conflicto generado con el Sindicato Único de Obreros y Empleados Municipales (Suoem), Macri indicó: «espero que el gremio lo entienda, espero que los gremios entiendan que este es un momento en el que hay que poner el hombro, no hay que ir en contra de la necesidad de progresar. Hay mucho por hacer», remarcó.
«Los gremios tienen que darle al intendente el lugar para hacer lo que sienta que hay que hacer, porque lo votaron los cordobeses. Ese es el mensaje que quiero dar a los gremios. Todos tenemos que colaborar de forma dinámica y constructiva», agregó el Presidente.
Macri arribó en horas de la mañana al aeropuerto Ambrosio Taravella de la ciudad de Córdoba, donde fue recibido por Schiaretti y el intendente de la ciudad de Córdoba, el radical Ramón Mestre.
Posteriormente, se trasladó junto al gobernador y al intendente capitalino a Villa Cura Brochero, localidad ubicada a unos 150 kilómetros al noroeste de la ciudad de Córdoba, donde participó de la misa de cierre de la semana dedicada al cura gaucho José Gabriel Brochero, que pronto se convertirá en santo, tras ser canonizado el viernes pasado por el papa Francisco.
Previo a participar del oficio religioso, que tuvo lugar en el predio «La Providencia», donde se construye una moderna capilla en honor al cura gaucho, a cielo abierto y ante gran cantidad de fieles, el intendente de la villa serrana, Luis Gustavo Pedernera, le hizo entrega al Presidente de una plaqueta y el decreto que lo designa «Huésped de Honor» y las llaves de la villa serrana.
En declaraciones radiales, Macri sostuvo que «Brochero es el ejemplo de la Argentina que queremos. Él apostó en el futuro, creyó en los cordobeses, trabajó cerca de la gente, fue un hombre positivo, siempre creyó en lo que hacía y eso es a lo que necesitamos apostar a futuro».
Estoy feliz de estar acá con los cordobeses, Córdoba es la provincia con más capacidad de empujar a la Argentina que viene», afirmó el primer mandatario.
«Necesitamos estar todos juntos», dijo cuando se acercó a saludar a la gente que se dio cita en la plaza de la villa serrana.
Como parte final de su viaje a Córdoba, Macri abordó un helicóptero que lo trasladó hasta la cancha del club Universitario en el tradicional barrio de Alberdi, donde, según trascendió, visitó a una familia que lo había contactado vía Facebook.