·

Protestas en el Congreso de la Nación por el despido de más de mil “ñoquis”

Grupos de sindicalistas y activistas de “la cámpora” se instalaron en el Salón de los Pasos Perdidos. El Parlamento es una de las instituciones que mayor cantidad de empleados incorporó en la era K

Más de un centenar de empleados legislativos mantuvo tomado esta mañana uno de los salones principales del Congreso de la Nación. Los sindicalistas nucleados en APL denunciaron un «inminente despido masivo» de empleados, principalmente de la Cámara baja. Finalmente y después de conversaciones con las autoridades, llegaron un acuerdo.

Según señalaron fuentes parlamentarias, las nuevas autoridades tenían a la firma una resolución con la destitución de una nómina de más de 3.000 empleados. Ante esa posibilidad, los delegados se movilizaron hasta el tradicional Salón de los Pasos Perdidos y allí realizaron una ruidosa protesta.

Además de los despidos, los sindicalistas denunciaron que las nuevas autoridades parlamentarias que asumieron a principio de diciembre planeaban dar marcha atrás con los nombramientos y categorizaciones que realizó la anterior administración (desde junio a la fecha) antes de dejar el Poder.

El Congreso de la Nación tiene una nómina que supera los 10.000 empleados.

Allegados al presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, dijeron a Infobae que «no hubo despidos en los últimos días».

La protesta la llevó adelante la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), la Asociación del Personal Legislativo (APL) y la Unión de Personal Civil de la Nación (UPCN).

Los delegados anticiparon que una situación similar se dará en el Senado, cuando el macrismo termine de delinear la estructura de la Cámara alta esta semana. Desde la presidencia de la Cámara alta negaron que se estén analizando despidos.

Sin embargo, desde Cambiemos ya habían advertido en campaña posibles despidos a «ñoquis». Así lo dijo antes de ganar el ballotage la flamante vicepresidenta y titular del Senado, Gabriela Michetti. «Si de las auditorías surge que hay 2.000 ñoquis, se van a tener que ir», había avisado