·

Macri: «La política no es una competencia a ver quién tiene el ego más grande»

En su discurso en el Congreso, prometió desterrar la "pobreza inaceptable" y "combatir el narcotráfico como ningún gobierno lo hizo". Apuntó contra la corrupción y llamó a formar una justicia independiente.

A las 11:35, Macri y su esposa bajaron en las escalinatas del Congreso Nacional y saludó a los legisladores que integraron la comitiva que recibió al Presidente electo. Macri se confundió en un fuerte abrazo con la diputada Laura Alonso y caminó acompañado por Federico Pinedo, Presidente Provisional del Senado. Saludó a la vicepresidenta Gabriela Michetti y al titular de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó.

Luego de firmar el libro en el Salón de los Pasos Perdidos, el mandatario electo posó en una foto con Pinedo, Michetti y Monzó, junto a una copia de la Constitución Argentina.

A las 11:41 Macri y su comitiva ingresó al recinto donde la Asamblea Legislativa estaba en un cuarto intermedio en espera de la llegada del futuo Presidente para la jura correspondiente. Dos minutos después, Marta Fabriela Michetti juró por Dios y la Patria.

«Yo Mauricio Macri, juro por Dios nuestro señor y estos santos evangelios desempeñar con honestidad y patriotismo, hacer observar con fidelidad la Constitución de la Nación Argentina. Si así no lo hiciere, que Dios y la Patria me lo demanden», dijo Macri, quien luego besó a Michetti y a Monzó y que saludó a los palcos poniendo su mano derecha sobre su corazón.

Macri luego se sentó y comenzó su discurso: «Esto que parecía tan dificil se hizo realidad. Tenemos que ser optimistas sobre nuestro futuro», arrancó.

«Hoy me han elegido para ser Presidente. Me llena de alegría y orgullo. Quiero decirles que voy a seguir siendo el mismo: que les hable sencillo y con la verdad. Como Presidente quiero ser un ciudadano que se pueda comunicar con tgodos los argentinos», señaló Macri mientras su mujer y su hija observaban desde un palco.

«La política no es el escenario para engañar a la gente con datos falsos;, quiero pedirles que nuestro lugar de encuentro sea la verdad», afirmó.

«Para mí la política no es una competencia para ver quién tiene el ego más grande», dijo al afirmar que en este siglo comienza una nueva etapa política.

Se planetó como objetivo que «los que más nos necesitan estén viviendo mejor dentro de cuatro años». Prometió gobernar «con la verdad» y recordó que no es «infalible».

Siguió con sus diferenciaciones del kirchnerismo y ante cada una de las estos tópicos, lograba los aplausos más fuertes. Se diferenció de los «políticos que mienten para engañar a la gente con datos falsos. Nuestro lugar de encuentro sea la verdad». Y llamó a trabajar juntos para encontrar «las mejores soluciones».

Más adelante, el flamante Presidente empezó a desgranar sus tres ejes de campaña. Pobreza cero, unir a los argentinos y combatir el narcotráfico. «Ya pasaron las elecciones, llegó el momento de unirnos para cercer y mejorar para que nuestro país avance», aseguró y buscó alejar fantasmas sobre posibles recortes sociales: «Vamos a universalizar la proteccioón social, para que ningún chico quede desprotegido».

Siguió con las promesas: «Vamos a urbanizar las villas para transformar la vida de miles de familias. Pero para que haya pobreza cero tenemos que generar trabajo, ampliar la economía. Vamos a producir una transformación para que se multipliquen fuentes de trabajo» y corregir una «pobreza inaceptable».

«Otro desafío es combatir el narcotráfico como ningún otro gobierno lo hizo antes. Miles de personas me transmitieron preocupación por este tema. Hay jóvenes que matan y mueren sin saber por qué. El efecto del paco y la droga arruina familiaas enteras», dijo y fue ovacionado otra vez.