·

Vanoli presentó su renuncia a Cristina

El hasta hoy titular del BCRA explicó en su carta que tomó "esta decisión en el marco del resultado electoral y después de una profunda reflexión, con la serenidad de espíritu que siento por haber demostrado y defendido mi compromiso con nuestro país y nuestro pueblo".

De acuerdo con lo anunciado por el presidente electo Mauricio Macri, Vanoli será reemplazado en sus funciones por el economista y diputado nacional por el PRO, Federico Sturzenegger.

En una extensa misiva -de seis páginas- enviada a la Presidenta, Vanoli recordó que accedió al cargo el 2 de octubre del año pasado y que con posterioridad recibió el acuerdo correspondiente de parte del Senado de la Nación.

A continuación, señaló que «en 2006, el Presidente Néstor Kirchner me honró con la Vicepresidencia de la Comisión Nacional de Valores. Luego Usted, Sra. Presidenta, decidió confiarme en 2009 el honor de ocupar la Presidencia de esa entidad, cargo que desempeñé hasta mi designación en el Banco Central».

El ex funcionario enfatizó que «desde la CNV pude celebrar la recuperación de los fondos previsionales, como así también de YPF, plasmada en una Asamblea de Accionistas que tuve el orgullo de presidir», al tiempo que puso de relieve su papel protagónico en las reformas fundamentales en el sistema financiero y en el mercado de capitales, «como la Ley de Mercado de Capitales, sancionada en 2012.

Más adelante, recuerda que asumió «la presidencia del Banco Central en condiciones sumamente adversas: la crisis internacional que afectó nuestras exportaciones tanto en precios como en volúmenes, la desaceleración global y la recesión de importantes socios comerciales, además del bloqueo neocolonial dispuesto por el juez Griesa».

Al realizar un balance de su gestión, Vanoli dijo que «se produjo una baja sustancial del valor del dólar ilegal y de otros dólares implícitos, aumentaron los plazos fijos en pesos y en dólares –los ahorristas en pesos ganaron con respecto a la moneda extranjera–, se recuperó fuertemente el crédito, bajó significativamente la inflación –al menos 12 puntos porcentuales, como indican mediciones oficiales y privadas– y se contribuyó a la recuperación del crecimiento económico luego de la desaceleración de 2014».

Vanoli también se refirió a la situación presente del Central, al señalar que «aunque desde ciertos sectores se procura instalar la falsa idea de que las reservas están “en cero”, la realidad indica otra cosa. Además de los activos en dólares, euros y oro, el BCRA cuenta con yuanes, moneda de reserva internacional de carácter convertible».

«Y más allá de los casi 25.000 millones de dólares actuales, contabilizados según indica el manual de balanza de pagos del FMI, existen divisas retenidas en forma de granos por un monto superior a los 11.000 millones de dólares, según surge de las declaraciones juradas de los productores a la AFIP», enfatizó.

Vanoli subrayó que «es el BCRA y no el mercado el que debe administrar el tipo de cambio» y -de cara al futuro- advirtió que del «análisis objetivo tanto del nivel de reservas como de los restantes indicadores relevantes, muestra que la brusca devaluación de la moneda no es un camino inevitable que debe seguir la economía nacional».

«Por el contrario, si el presidente electo –tal como sus colaboradores han advertido en repetidas oportunidades– decide forzar una violenta devaluación, será exclusivamente como resultado de su decisión política», sostiene la carta enviada por Vanoli a Cristina Fernández de Kirchner.

A su criterio, una decisión de este tipo traerá «recesión, aceleración inflacionaria, caída del empleo y del poder adquisitivo de los ingresos».

«Renuncio al cargo de Presidente del Banco Central de la República Argentina pero de ninguna manera a seguir luchando. Seguiré trabajando, desde el lugar que me toque ocupar, por la construcción de un país socialmente justo, económicamente libre y políticamente soberano», concluye la carta de renuncia de Vanoli.