·

Scioli: «Desde la derrota, tuve que contener más a mi familia que ellos a mí»

El ex candidato presidencial del FpV habló de su traspié electoral y de su futuro en la política: en qué momento supo que perdía; cómo evalúa la reorganización del peronismo. Su nueva realidad tras el adiós al poder: dónde estará el 11 de diciembre

-Por qué no alcanzó, ¿todavía se sigue haciendo esa pregunta?

– Muchos podrían ser los análisis y las conclusiones, pero se decía que la diferencia iba a ser de diez puntos y sin embargo no fue así. El escrutinio final ratificó que en la sociedad se había creado una conciencia colectiva de defender sus propios intereses en función de lo que yo proponía. Creo que la gente percibió que di lo mejor de mí. Sólo yo sé la garra que le puse, el corazón, el coraje, la tenacidad… Y siento gratitud con los 12.200.000 argentinos que me dieron su confianza.

-¿En qué momento se dio cuenta de que la derrota era irreversible?

-Cuando se escrutó el 60% de la provincia de Buenos Aires. Todos los especialistas y las matemáticas indicaban que la diferencia se iba a achicar, pero era muy difícil pasar el 50%. Entonces con total responsabilidad llamé a (Mauricio) Macri para felicitarlo, desearle suerte y contribuir a la armonía y la paz social. Igualmente, no pensé que íbamos a quedar tan cerca.

No lo creía porque había ocho puntos de diferencia, siete, seis y ahí parecía que se quedaba. Después, escrutado el 99%, cuando se achicó a dos puntos y pico realmente fue… Dije bueno, el esfuerzo valió la pena, la gente entendió, me acompañó, porque hubo que contrarrestar con mucha militancia y compromiso. La mitad menos uno del país me dio su confianza.

-Luego del resultado del ballotage, ¿tuvo que contener usted más a su familia o ellos a usted?

-(Piensa) Más yo a mi familia. Soy el hermano mayor, mis padres fallecieron así que soy el jefe de la familia.

-¿Encuentra una explicación sobre por qué la mitad más uno se inclinó por Macri?

–Posiblemente haya sido el entusiasmo del cambio. Ahora hay que ver qué representa… Dios quiera que sea para bien, que estén mejor los salarios, más baja la inflación, que aumente el consumo.

-¿Hay que darle un período de gracia al próximo Gobierno?

-Ahí quiero ser muy prudente, esperemos las medidas que se toman y qué impacto tienen en la gente. Me preocupan los movimientos de precios, que tienen que ver con expectativa de devaluación o ajuste de tarifas. Nosotros tenemos que ser los garantes de que todo lo que hemos sostenido y el esfuerzo de haber remontado una situación muy adversa del país se proyecte hacia el futuro.

-¿Va a extrañar la posibilidad de tener un cargo en la gestión pública?

-Hay distintas maneras de seguir en el día a día, no necesariamente uno tiene que estar en la gestión; cuando uno está interesado en ayudar al país y a los compatriotas, lo puede hacer desde distintos lugares. Yo soy muy trabajador, muy inquieto y me van a ver allí, muy cerca de los que me dieron su confianza y en general de todos los argentinos.