·

Vuelve Talleres, el gigante que quiere renacer

El equipo de Córdoba, que llegó pelear campeonatos y ganó la Copa Conmebol en el 99, llegó a quebrar. Ahora intenta regresar por el camino de gloria. Desde la próxima temporada jugará en la B Nacional.

Volvió Talleres, uno de los grandes del interior. Se acabó para los hinchas el castigo del «infierno del Federal A», como todos lo denominaron. Pasaron cuatro temporadas -apenas cortadas con un breve intervalo en la B Nacional (2013-2014)-. Y el sueño de volver ahora es realidad.

Talleres, aquel que ganó la Commebol en 1999, que en 2000 peleó con Boca el título de Primera División, cayó en desgracia y le decretaron la quiebra el 28 de diciembre de 2004. La deuda era casi impagable: seis millones de pesos. Sin embargo, tras un gerenciamiento de diez años el club volvió a sus socios. El 16 de Noviembre de 2014 se celebraron las elecciones, donde se eligió a Andrés Fassi como presidente. El dirigente, uno de los empresarios más influyentes del Grupo Pachuca de México, contrató a Frank Darío Kudelka como entrenador y como refuerzos a Lucas Ischuk, Wilfredo Olivera, Nelson Benítez, Santiago Raymonda, Juan Pablo Francia, y Aldo Araujo, entre otros.

El conjunto cordobés sólo perdió un partido esta temporada (en la primera fase del torneo ante Deportivo Maipú por 1-0) y se hizo fuerte en carácter de visitante: diez victorias y cuatro empates en los 14 jugados hasta esta tarde fuera de casa, sumando los del tetradecagonal.

Su mayor tesoro son los hinchas, ya que cerca de 60.000 personas coparon el estadio Mario Alberto Kempes el último fin de semana. No obstante, la vuelta no se pudo dar porque Defensores de Belgrano de Villa Ramallo ganó y la diferencia se mantuvo en tres puntos. Por eso se llegó a esta definición de hoy en Formosa frente a Sol de América.

El Pastor Mario Eduardo Bevilacqua, que jugó en el River de César Luis Menotti, se pasó todo el día rezando porque quería que «Talleres ascienda y así olvidarse del infierno que les tocó vivir en el Federal A». Daniel Alberto Willington también soñó con este momento como Luis Antonio Ludueña, el Hacha. José Daniel Valencia, otro exjugador de Talleres, dijo: «Menos mal que volvimos al Nacional B, soy uno de los hinchas más felices que hay en Córdoba».

En el patio Olmos ya se viven momentos de alegría por parte de los simpatizantes cordobeses. Incluso eligieron un blanco para las cargadas a Belgrano, su clásico rival. Otros se dedicaron a pintar carteles en Barrio Jardín: la calle Córdoba dice claramente ‘Córdoba es de Talleres’. Y así son felices.