·

El panqueque del día: Comparan a De Narváez con un borracho

"Hay políticos que van de bar en bar buscando la última copa", comparó el candidato presidencial Sergio Massa, después de que Francisco De Narváez anunciara que abandona su sector para apoyar a Scioli.

Francisco de Narváez sorprendió al anunciar su respaldo al candidato presidencial del Frente Para la Victoria Daniel Scioli.

Hasta hace pocas semanas, el diputado nacional era uno de los principales impulsores de la postulación de Sergio Massa. Es más, amagó con acompañarlo en la boleta con una candidatura a la Gobernación bonaerense que fue declinada sobre el filo del cierre de listas.

El apoyo de De Narváez al kirchnerismo fue muy criticado en el Frente Renovador. El líder del espacio aseguró en declaraciones al programa Desayuno Americano: «Hay políticos que como los borrachos van de bar en bar buscando la última copa; yo creo que la Argentina se construye con convicciones, no con oportunismo».

Massa evitó ahondar en críticas contra su ex compañero de partido, a quien se limitó a desearle «suerte». Alberto Fernández se expresó en términos más duros en una entrevista con InfobaeTV.

«Si no fuera por lo tremendo que significa esto, pareciera algo cómico. Recuerdo un discurso muy descalificador de De Narváez a Scioli donde yo le reclamé que no fuera tan severo porque Daniel es mi amigo. Y ahora veo esto, que no sólo demuestra la degradación de la política sino que también cierta degradación del personaje», aseguró Fernández.

Pese al enojo, el ex jefe de Gabinete de Néstor y Cristina Kirchner cree que la jugada de De Narváez no influirá en la intención de voto que tiene el Frente Renovador para las elecciones del domingo, donde Massa aspira a desplazar a Mauricio Macri del segundo lugar que obtuvo en las Primarias para ingresar al ballotage del 22 de noviembre.

«Esto no cambia nada porque De Narváez no representa nada. Esta es la verdad. Da lo mismo que esté con Massa, Macri o Scioli. Creo que mucha gente va advertir la enorme fortaleza de Massa pese a tanta deslealtad y a tanto oportunismo de quienes se le acercaron cuando parecía imbatible y luego se alejaron», agregó Fernández.

La fuga de De Narváez al kirchnerismo se suma a la de otros dirigentes que hasta hace pocas semanas formaban parte del massismo. Uno de los casos más emblemáticos fue el de Mónica López, que dejó el Frente Renovador pese a que su nombre estaba anotado en una de sus boletas electorales. «No me voy a votar ni a mí», llegó a declarar.