·

Chile calificó de «amenaza» la advertencia de Evo Morales

El canciller chileno, Heraldo Muñoz, calificó de "amenaza" la declaración del presidente de Bolivia, Evo Morales, sobre la posible expulsión del cónsul de Santiago en La Paz por reunirse con opositores.

El canciller chileno, Heraldo Muñoz, calificó de «amenaza» la declaración del presidente de Bolivia, Evo Morales, sobre la posible expulsión del cónsul de Santiago en La Paz por reunirse con opositores, supuestamente para desestabilizarlo, y sostuvo que en el gobierno boliviano «no hay voluntad política» para restablecer la relación diplomática bilateral.

De este modo respondió a lo dicho por Morales sobre el cónsul chileno en La Paz, Milenko Skoknic: «Estaba viajando a todos los departamentos, no sé si hay que declarar persona no grata a ese cónsul, buscando a autoridades y dirigentes. Vamos analizar esta andanza del cónsul chileno que actúa como el embajador de Estados Unidos (Philip Goldberg, expulsado de Bolivia en 2008)».

En declaraciones al periódico cruceño El Deber, el mandatario boliviano recordó que la expulsión del embajador estadounidense se produjo en medio de una escalada opositora contra su gobierno, de la que lo acusó de apoyar y financiar.

Muñoz sostuvo que Bolivia, con ese tipo de declaraciones, «no tiene voluntad política» de restablecer relaciones y llamó al papa Francisco y la Corte Internacional de Justicia (CIJ) con sede en La Haya a tomar nota del actual escenario con ese país.

Que el Papa tome nota, que la Corte tome nota; nuestro cónsul en La Paz es profesional y serio», sostuvo, y desechó cualquier posibilidad de retirar al cónsul.

Skoknic era cercano al canciller del anterior gobierno chileno, Alfredo Moreno, quien paralizó la agenda bilateral de 13 puntos, que incluía el tema del mar, y provocó la demanda boliviana contra Chile en la Corte Internacional de Justicia, de La Haya, por un acceso soberano al pacífico en 2013.

El entonces presidente Sebastián Piñera lo nombró representante de Chile en el diálogo entre las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el gobierno de Colombia. Skoknic, antes de llegar a La Paz, en marzo de 2014, fue jefe de gabinete de Moreno.

El actual jefe de la diplomacia chilena también afirmó, en respuesta a los dichos de Morales sobre Skoknic, que «francamente todo tiene un límite, y quisiéramos llamar a una reflexión racional, puesto que nosotros hemos tenido con Bolivia una actitud de respeto y consideración».

Siempre según La Tercera, en cuanto a la opción de enviar una nota de protesta a Bolivia, Muñoz descartó de momento hacerlo, ya que no ha llegado nada de ese país, salvo las declaraciones de Morales en la prensa.

Las polémicas palabras de Morales se conocieron solo un día después de que él mismo anunciara que la cancillería de su país enviaría una propuesta formal para restablecer las relaciones diplomáticas, con el papa Francisco como garante para hallar una solución a la demanda marítima en cinco años.

Chile se ofreció en las últimas semanas a retomar los lazos diplomáticos, pero sin condiciones, después de que en su visita a Bolivia el papa Francisco instara a ambos países a dialogar para resolver sus diferencias.

Las relaciones a nivel de embajadores entre ambas naciones están suspendidas desde 1962, con un breve paréntesis entre 1975 y 1978, cuando nuevamente se rompieron tras frustrarse la oferta chilena de resolver el conflicto marítimo.

Bolivia perdió sus 400 kilómetros de costas y 120.000 kilómetros cuadrados de su territorio en una invasión chilena que detonó la guerra del Pacífico entre 1879 y 1883 en la que también Perú perdió parte del sur de su país.