·

Bolivia y Chile aceptan reanudar la relación diplomática

Bolivia propuso reanudar el vínculo diplomático con Chile y solicitar una mediación a cargo del papa Francisco para resolver la demanda de La Paz de una salida soberana al océano Pacífico.

Bolivia propuso reanudar el vínculo diplomático con Chile y solicitar una mediación a cargo del papa Francisco para resolver la demanda de La Paz de una salida soberana al océano Pacífico, y Santiago respondió que está dispuesto a restablecer la relación pero «sin condiciones».

Yo quiero decirle al gobierno de Chile: estamos de acuerdo para restablecer las relaciones diplomáticas para que en menos de cinco años se resuelva el tema del mar para Bolivia, una salida al océano Pacífico con soberanía, y con garante, al hermano papa Francisco», anunció el presidente boliviano, Evo Morales.

En una breve conferencia que dio en el Palacio Quemado, sede del Ejecutivo boliviano, Morales instó a su par chilena, Michelle Bachelet, a viajar juntos al Vaticano para pedir la mediación del sumo pontífice de la Iglesia católica.

El mandatario boliviano remarcó que estaba “dispuesto a hacer gestiones ante el Vaticano para que el hermano papa Francisco sea el garante» de esas conversaciones y un eventual entendimiento.

Pocas horas más tarde, a través del canciller Heraldo Muñoz y del secretario general de Gobierno, Marcelo Díaz, Chile respondió que está interesado en restablecer la relación bilateral, pero sin condiciones.

Para responder al anhelo que por lo menos existe de parte de nuestro país, estamos disponibles, en cualquier momento», a reanudar la relación diplomática rota en 1978, «pero sin estos condicionantes que lo que hacen es, en buenas cuentas, decir no al ofrecimiento», afirmó Muñoz.

Nos llama la atención que Bolivia pretenda una mediación del Papa en el mismo momento en que ha sometido su aspiración marítima a la jurisdicción de la Corte (Internacional de Justicia), que, como ustedes bien saben, Chile rechaza», agregó el canciller.

En tanto, Díaz sostuvo que Morales «evade el tema del fondo» porque «el restablecimiento de las relaciones diplomáticas es sin condiciones y esa voluntad la ha expresado de manera permanente Chile a lo largo de muchos gobiernos».

Lo que nosotros hacemos es decir: ahí está nuestra oferta, restablecer relaciones diplomáticas aquí, ahora y sin condiciones», añadió Díaz.

Durante su visita a La Paz, el 8 de este mes, el pontífice argentino instó a los gobiernos de Bolivia y Chile a «construir puentes de paz y no muros de separación», y subrayó que era «indispensable» que ambos países entablaran un «diálogo franco y abierto» para resolver su diferendo.

La propuesta fue bien recibida por autoridades de Chile, que ofrecieron a Bolivia recomponer la relación diplomática con intercambio de embajadores.

Desde la ruptura del vínculo, producida una vez que fracasaran las negociaciones que llevaban adelante los dictadores boliviano Hugo Banzer y chileno Augusto Pinochet en 1978, La Paz y Santiago tienen cónsules pero no embajadores.

Ni Muñoz ni Díaz se refirieron hoy al Papa, que en declaraciones a periodistas durante el vuelo de regreso de La Paz al Vaticano afirmó que «no es injusto» que Bolivia reclame una salida soberana al mar y que una mediación suya sería el «último paso» para resolver ese asunto.

En 2013, Bolivia presentó ante la CIJ una demanda en procura de un fallo que obligue a Chile a negociar de buena fe la restitución de una salida soberana al mar, que perdió en la guerra del Pacífico de 1879-83, en la que Santiago se apropió de unos 120.000 kilómetros cuadrados de territorio y unos 400 kilómetros lineales de costa que hasta entonces pertenecían a La Paz.

Chile objeta la competencia de la CIJ para resolver el caso porque entiende que los límites quedaron establecidos en el tratado que ambos países firmaron en 1904, cuando el tribunal con sede en La Haya aún no existía.

Ambos países esperan que antes de fin de año la CIJ dé a conocer la resolución sobre si se considera o no competente para seguir conociendo el caso.