·

Riograndenses denunciaron que les pidieron coima en Tucumán

La denuncia fue contra inspectores de tránsito, denunciaron que debieron pagar $400 para que les devolvieran la tarjeta verde y el carnet de manejo. "No dan ganas de volver", aseguraron.

 denuncia_tucuman_turista

Con mucha angustia y desilusión, una pareja de turistas denunció que un grupo de inspectores les retuvo documentación luego de que cometieran una infracción de tránsito, en el microcentro, y que los dejaron continuar viaje luego de pagar $ 400.

Walter Taboada y Lorena Paz, oriundos de Tierra del Fuego, llegaron hasta la redacción de LA GACETA para contar su versión de lo sucedido este fin de semana, en la esquina de Mendoza y Salta.

«Vivimos una situación muy rara, complicada para nosotros. Es la primera vez que pasamos por esto. Estabamos buscando una farmacia por el centro y un taxista nos indicó: ‘llegas a la esquina, haces tres cuadras y media’. Cuando doblamos nos pararon los inspectores de tránsito. Nos pusieron a un costado, porque entramos en contramano», comenzó Taboada su relato, ante la atenta mirada de su mujer.

«Nos pidieron los papeles. Nunca nos dijeron que esa calle era nueva, que habían cambiado hace poco el sentido. Cuando vieron de dónde éramos, me llamaron para comenzar el lavado de cerebro. Me dijeron que me tenían que secuestrar el vehículo. Con el handy llamaron a la supuesta grúa y me explicaron que recién mañana lo iba a poder recuperar, despues de pagar $ 1.500 de multa, además de la estadía y el traslado», continuó detallando el turista, que aseguró recorrer todos los años esta región del país.

«Cuando nos vieron preocupados, me dijo que él (inspector) cobraba un subsidio, como un plan del gobierno y que no le alcanzaba para llegar a fin de mes. Que si él me hacía una ‘gauchada’, que yo le retribuya con algo. Ahí le pregunte qué era eso y respondió: ‘acostumbro a cobrar el 30%, esa es mi comisión», dijo Taboada, sin poder dar precisiones sobre las identidades de los agentes, quienes no se habrían identificado.

No es la primera vez que unos turistas denuncian el accionar de los varitas tucumanos. El año pasado una biker de Santa María aseguró que no volvería a competir en la provincia por un altercado similar, algo que también habría sufrido un visitante cordobés que llevó sus quejas hasta una revista de tirada nacional.

La historia tuvo su desenlace luego de varios minutos de discusión y, siempre bajo los dichos del turista, todo se resolvió mediante el pago de una coima. «‘Subí al auto, discretamente sentate. Te voy a pasar esto (una especie de carpeta), levantas el broche y pones la plata aquí abajo’. Hice eso y recién me entregó la cédula y el carnet de conducir», confesó el hombre que manejaba su auto en el momento de la infracción.

Con la voz entrecortada, Paz fue un poco más allá. «No me dan ganas de volver. Pasé mucha angustia, no por el dinero, porque podemos pagarlo. Sino por el ‘manoseo’ que hemos sentido en ese momento, como ciudadanos», argumentó la mujer. «Deberían cuidar al turista», puntualizó Taboada.

«No estamos facultados para cobrar»

El cruce de Mendoza y Salta es una de las esquinas más conflictivas del microcentro ya que, a pesar de que existe un cartel anunciando el cambio de sentido del tránsito, son muchos los que caen en infracción ante la mirada de los varitas apostados allí.

Esta mañana, un equipo de LA GACETA entrevistó en esa esquina a dos inspectores, justo cuando un conductor dobló en contramano. En su defensa, el hombre argumentó que lo hizo confundido por las indicaciones recibidas desde el sistema de navegación satelital (GPS) de su vehículo.

«No somos quienes ponen el precio de las multas. Ningún inspector está ni autorizado a cobrar ni a poner un precio. Para eso está el Tribunal de Faltas. En ese caso, se les puede labrar un acta. Si son turistas no se les puede secuestrar el vehículo porque vienen a pasear», argumentó el inspector Luis Alderetes, en un intento por alejarse de la polémica.

Fuente: La Gaceta