·

La poco sana costumbre de demonizar a los nuestros

La orden dictada desde arriba fue acatada de manera sumisa por quienes se dicen progresistas. Sin argumentos válidos, el dictamen de "¡Bastardeen al Papa!" se cumplió a rajatabla, demostrando una vez más la facilidad de los argentinos para encontrar a sus enemigos a pocos metros de casa.