·

La contaminación de la que ya nadie habla

Cuando las cosas ocurren todos se rasgan las vestiduras y abundan en frases grandilocuentes. Apenas la opinión pública se distrae, los funcionarios vuelven a hacer gala de su desaprensión y sus “olvidos”.

A cinco meses del pavoroso incendio en el parque industrial que trajo aparejada la destrucción de varios galpones, Radio Fueguina visitó el sector y se encontró que en la zona del desastre aún hay líquidos contaminantes que se están filtrando a las napas.

A medida que uno se acerca al lugar comienza a percibir un olor a combustible y aceites que están contenidos por un pequeño talud de tierra y aserrín. Las imágenes que compartimos con esta nota dan muestra de la desidia y abandono de las tareas de reparación de la contaminación.

Hierros retorcidos asoman en una laguna de aceite junto a un contenedor deformado, producto del calor que emanaban las llamas.

La propia gobernadora Ríos, el intendente Gustavo Melella, legisladores, concejales y funcionarios municipales y provinciales visitaron la zona, señalando su preocupación por el incendio y la contaminación.

Terminadas las sesiones de fotos para las respectivas gacetillas, la zona de desastre volvió a estar en soledad con un paisaje desolador donde los líquidos contaminantes se mecen al compas del viento.

A cinco meses del desastre la justicia no informó cómo se produjo el incendio, dónde comenzó, menos aún las causas, pero lo que es peor aún continúan los líquidos contaminando las napas.

Quizás es sector del parque industrial tenga la desgracia de que por ahí no circulan muchas personas, menos aún los funcionarios y toda esta  situación permanece oculta a los ojos de quienes pudieran alzar la voz en torno al daño ambiental que se está produciendo.

 

 

Cronología de la irresponsabilidad

El lunes 16 de julio a las 21 horas comenzó un devastador incendio, aparentemente originado en un depósito de la empresa Petropol (ubicado en Thomas Bridges al 3000) y se extendió rápidamente a varios galpones linderos.

Desbordados por la situación, funcionarios, técnicos y empresarios involucrados desataron una tormenta de reproches mutuos, acusaciones cruzadas y reveladoras denuncias.

En medio de la contaminación sobreviniente y la sensación de que el siniestro pudo haber derivado en verdadera tragedia, se supo, no sin indignación, que los bomberos que combatieron el incendio desconocían, al ingresar, el contenido de unos tambores que luego, con las llamas, explotaron volando por los aires.

El 17 de julio, el legislador Pablo Blanco, en una entrevista con Radio Fueguina, indicó que “si alguien se quiere instalar en el Parque Industrial, que lo haga con todas las medidas de seguridad. No se debe caer en la presión de que si se exige muchos, nos vamos”, dijo.

La 97, a tres días del ígneo, visitó la zona y se encontró con un paisaje desolador, además de una sensación de impotencia que abrumaba al observar las ruinas y las cenizas que dejó el incendio en el Parque.

En esa oportunidad, se había hecho una  improvisada pileta que le daba contención a lo que quedó de aceites o combustibles. A tres días del siniestro, sólo se trabajaba en la reconexión de electricidad en la zona.

También el 19 de julio, Agustín Tita, secretario de la Producción del Municipio, indicó en Radio Fueguina que «el Municipio realiza los controles en cuanto se habilita el lugar, aunque es cierto que hay empresas que no tienen cortafuegos y se habilitaron con otras condiciones”, y añadió: “Cuando pasaron otros incendios se las conminó a las empresas a que fabricaran el muro cortafuego, pero hay empresas que no están actualizadas en temas de seguridad”.

En orden cronológico, el 22 de julio, el juez Eduardo López autorizó la limpieza de líquidos contaminantes de la vía pública, luego de constatar que estos operativos no interferirán en los peritajes que la justicia estaba llevando adelante para determinar las causas del devastador incendio.

El 23 de julio: Guillermo Alcoba, propietario de la empresa Sanatorium S.A, en diálogo con Radio Fueguina, brindó detalles del trabajo realizado en relación al saneamiento de los líquidos contaminantes,  indicando que «el operativo duraría una semana.

El 5 de agosto: El Banco Tierra del Fuego dispuso una nueva línea de créditos para las empresas que resultaron afectadas por el incendio ocurrido en la zona industrial de Río Grande. Los préstamos serían de hasta 1 millón de pesos con un plazo máximo de 36 meses.

9 de  diciembre: Continúa la contaminación y nadie habla del tema.