·

El sagrado oficio de ser Madre

El sacrificio de ser Madre es aun mayor cuando no se cuentan con los medios para ello. A las madres que cumplen su rol en silencioso sufrimiento, en medio de carencias y limitaciones. A ellas va nuestro homenaje en el Día de la Madre.

Hay alguien que tiene algo de Dios, dijo el poeta, en referencia a la condición de Madre.

Un sacerdocio, arte y un oficio sagrados, siempre.

Pero más que nunca en el caso de las mujeres que, carentes de medios y de contención, deben cumplir su deber sublime e irrenunciable de cuidar de la criatura a la que han dado vida.

Las mujeres que sufren en silencio sus carencias y sus padecimientos y que muchas veces solo cuentan con su propio sacrificio para cumplir el rol de Madre.

A ellas, nuestro homenaje en el Día de la Madre.