·

Buscan evitar un derrame de combustible tras el derrumbe del muelle en Puerto Ibicuy

El 80 por ciento del muelle de Puerto Ibicuy, situado en el delta del sur entrerriano, se desmoronó por exceso de peso de mercaderías allí almacenadas y la Prefectura Naval trabaja en el aislamiento de un tanque cisterna con 34.000 litros de gasoil, que a causa del derrumbe cayó a las aguas del Río Paraná.

Aseguraron que la causa del desmoronamiento fue por el excesivo acopio de mineral de hierro, ya que en la playa había unas 140.000 toneladas de ese material.

El accidente ocurrió anoche a las 20 cuando el muelle se vino abajo y arrastró grúas, cintas transportadoras, un vehículo utilitario y un camión cisterna, mientras que unos 200 trabajadores del puerto pudieron huir a tiempo y resultaron ilesos, informaron fuentes de Prefectura Naval.

Dos hombres que estaban dentro de los vehículos al momento del derrumbe también cayeron al agua pero salieron por sus propios medios sin heridas de importancia.

Voceros policiales confirmaron que se desplomó un sector de casi 150 metros de largo por 50 de ancho, mientras que los operadores del puerto estimaron que el desmoronamiento se produjo por el excesivo acopio de mineral de hierro, ya que en la playa había unas 140.000 toneladas de ese material.

Prefectura Naval trabajaba esta tarde en el aislamiento del tanque con combustible que estaba en las profundidades del río Paraná, ya que se temía alguna pérdida producto de la caída y la posible derivaciones de un derrame del hidrocarburo El prefecto de zona Delta Sergio Gaetán dijo a Télam que el camión cisterna «estaba en el muelle de Ibicuy para cargar combustible a un remolcador cuando ocurrió el accidente que se llevó el ochenta por ciento del muelle».

Gaetán explicó que «buzos tácticos de Prefectura comprobaron que el tanque cisterna no tiene fisuras y está cerrada al vacío, al tiempo que verificaron el posicionamiento de todos los elementos hundidos y procedieron a su señalización con boyarines».

El funcionario explicó que Prefectura «notificó al Ente Autárquico Portuario de Puerto Ibicuy sobre la necesidad de retirar la cisterna para garantizar el cese del riesgo contaminante».

El prefecto mayor agregó que en el lugar «hay barreras a media agua como medida de prevención en caso de derrame» y anunció que «mañana estaría llegando una grúa flotante de 45 toneladas para izar la cisterna, recuperar el gasoil y luego retirar el tractor».

Explicó que el riesgo de fisura en el tanque puede ocurrir «cuando la grúa eleve el tanque» aunque mencionó que «se tomarán todas las precauciones del caso».

Por su parte, técnicos del Instituto Portuario de Entre Ríos estimaron hoy que las tareas de reconstrucción del sector de muelle de Puerto Ibicuy demandarán alrededor de cuatro meses.

«Para que el puerto vuelva a estar operativo necesitamos entre 3 y 4 meses», dijo a Télam uno de los voceros del organismo y destacó que el titular del Instituto, Hugo Rodríguez, viajó hoy al lugar para observar la magnitud del desastre.

El titular del Instituto Portuario, Hugo Rodríguez, reveló que el desmoronamiento se produjo luego de que un buque cargado con 45.000 toneladas de hierro zarpó ayer de Puerto Ibicuy.

«El muelle quedó como si lo hubieran mordido», graficó el funcionario y añadió que, «gracias a las medidas de seguridad que tiene el puerto no hubo víctimas».

Rodríguez destacó que el muelle «volverá a estar operativo en tres o cuatro meses» y que ya realizaron gestiones con la empresa concesionaria del puerto para que toda la gente que trabaja allí siga ocupada.

«Si hay pedidos para cargar barcos vamos a tratar de resolverle el tema a los estibadores y los trasladaremos a otros puertos para que la fuente de trabajo se mantenga», afirmó el funcionario.

Rodríguez explicó que la construcción del muelle de Puerto Ibicuy fue encarada hace algunos años por una empresa privada y que la obra está asegurada contra cualquier siniestro.

Operadores y trabajadores aseguraron que la causa del desmoronamiento fue por el excesivo acopio de mineral de hierro, ya que en la playa había unas 140.000 toneladas de ese material.

Al momento del derrumbe se habían cargado 45.000 toneladas en un barco «pero aún quedaban en el muelle material de hierro como para cargar otros dos barcos más», afirmaron los operarios.