·

BGH quiere copar el mercado de computadoras

Positivo Informática junto a su socio local BGH comenzarán a producir tres líneas de notebooks en el país. La base de operaciones será una gran planta construida en la provincia austral, gracias a los beneficios fiscales establecidos por leyes y decretos del Gobierno nacional.

Por Cesar Dergarabedian / iProfesional.com

Un gigante brasileño de la informática hace pie en Tierra del Fuego para copar el mercado argentino

El lanzamiento fue este jueves en Buenos Aires.

Pero el escenario principal de esta noticia está en Tierra del Fuego, a más de 3.000 kilómetros al sur de la Capital Federal.

En uno de los principales estudios fotográficos porteños, la instantánea captada por los medios muestra en el centro de la escena al fabricante más grande de computadoras de Brasil, Positivo Informática, junto con su socio local, BGH, y los máximos representantes locales de dos gigantes tecnológicos: Microsoft e Intel.

La escenografía fue montada para el lanzamiento de Positivo BGH, una nueva compañía (la razón social es Informática Fueguina), que surge del “joint venture” entre BGH y la firma brasileña.

Como parte de esta alianza, se comercializarán, en una primera etapa, tres líneas de notebooks en la Argentina y luego en Uruguay.

La base de operaciones será una gran planta emplazada en Tierra del Fuego, gracias a los beneficios fiscales establecidos por las leyes y decretos del Gobierno nacional, que tienen como objetivo hacer de la provincia austral un polo tecnológico y electrónico.

La meta de esta alianza es ganar todo lo que pueda de market share en el mercado de computadoras que, este año, alcanzará las 4 millones de unidades.

Esto, impulsado por la demanda de consumidores y, en particular, del Estado, a través de los planes de inclusión digital del Gobierno nacional y de algunas provincias, que incluyen la distribución masiva de equipos portátiles a estudiantes primarios y secundarios.

Positivo Informática tiene una capacidad de producción autorizada por el Poder Ejecutivo que alcanza las 1,6 millones de computadoras anuales. Pero la firma no se quedará con el formato tradicional de equipos de escritorio, notebooks y netbooks y ya trabaja para tener a fin de año modelos de tabletas, al estilo de la famosa iPad de Apple.

Apoyo de Microsoft e Intel

La firma, cuyo nacimiento comenzó de manera oficial en diciembre, luego de negociaciones que se iniciaron hace casi un año, se dedicará a la fabricación y comercialización de notebooks, netbooks, “todo-en-uno” (“all-in-one”, en inglés), libros electrónicos y tabletas.

Sandra Yachelini, directora general de Microsoft Argentina, y Esteban Galuzzi, gerente general de Intel Cono Sur, participaron en el lanzamiento de la nueva marca.

La explicación de esta iniciativa radica en que el software de la empresa que cofundó Bill Gates y los chips de la segunda compañía mencionada están en los nuevos equipos ensamblados en Tierra del Fuego.

La producción de las notebooks se realiza en Río Grande, bajo la promoción impositiva que brinda la Ley 19.640, y con el apoyo del decreto 252/2009, que estableció una reducción de impuestos para los productos eléctricos y electrónicos desarrollados en esa provincia.

La creación de la nueva empresa forma parte de los u$s50 M que BGH invertirá durante 2011, incluyendo la construcción de un nuevo predio en Río Grande, la ampliación de la capacidad productiva y el capital de giro asociado a nuevos productos.

Tierra del Fuego y Manaos

La pata local de esta movida brasileña es BGH.

En la conferencia de prensa del lanzamiento de la nueva marca, realizado en el estudio de la fotógrafa Gaby Herbstein, Gustavo Castelli, CEO de la firma argentina, destacó el gran crecimiento que tendrá la compañía en el año fiscal 2011 que cierra el 30 de junio.

Pasará de una facturación de u$s382 M a u$s650 millones.

Aunque no precisó las causas, se descuenta que uno de los factores que impulsa este avance es el ensamblado de teléfonos para marcas como Motorola, ZTE, Samsung y Sony-Ericsson y equipos acondicionadores de aire producidos en Tierra del Fuego.

La pata brasileña es mucho más grande: Hélio Rotenberg, CEO de Positivo Informática, recordó que hace 37 años nació la firma dedicada a la edición de libros en la ciudad de Curitiba, y en 1989 comenzaron a incursionar en las computadoras para el sector educativo.

En 2004 pasaron a la venta en el retail, en 2005 al mercado corporativo, en 2006 salieron a la Bolsa y en 2008 construyeron las fábricas en Manaos y Curitiba. Con 5.200 empleados, en 2010 facturaron u$s1.600 M, que les permitió ubicarse como el primer fabricante de computadoras de su país, cuarto de América latina y 13º en el ranking global.

Rotenberg no dudó en destacar que “las situaciones entre Manaos y Tierra del Fuego son muy parecidas”, en cuanto a beneficios fiscales.

Una de las fortalezas de BGH es su red de distribución y venta, con 2.100 puntos en todo el país, y operaciones en Chile, Uruguay y Colombia, y próximas aperturas en Perú y México.

Inversiones

BGH tiene en Río Grande una planta de 30.000 metros cuadrados en la que invirtió u$s30 M desde 2007 y este año desembolsará u$s5 M para ampliarla. Allí ensamblan televisores LCD y LED y de tubo, monitores LCD, cocinas microondas, celulares y acondicionadores de aire.

Para el lanzamiento de la nueva compañía, con Positivo, BGH destinará u$s50 M para la construcción de una nueva planta de 12.000 metros cuadrados.

Dicha inversión se dividirá en u$s8 M en activos fijos y u$s42 M en capital de trabajo.

¿Por qué Positivo a BGH? Rotenberg explicó que la definición pasó por “el gran conocimiento del consumidor de la Argentina” que tiene el socio.

Además, “aporta equipos de ventas, fabricación local, un rápido ‘time to market’ con sinergias en costos fijos y la planta de Río Grande”, enumeró Norberto Maraschin, CEO de Positivo BGH.

El ejecutivo fue más allá de estas definiciones de negocio: “¿Por qué bajamos a la Argentina? Porque (este país) empezó a hacer un proceso productivo muy similar al de Brasil”, se preguntó y auto respondió Maraschin.

¿Qué aporta la firma brasileña?  “Experiencia en el desarrollo de productos y volumen a nivel mundial con precios competitivos”, dijo el ejecutivo.

La oportunidad de mercado que quieren captar se describe así: este año se venderán unas 4 millones de computadoras, dos tercios de las cuales serán portátiles (notebooks y netbooks). La facturación total será de u$s2.333 M, cuando el año pasado fue de u$s1.920 millones.

Mercado gubernamental

Además del crecimiento de los segmentos hogareños y del de consumidor final y profesionales, el alza del mercado proviene del Estado, que “está creciendo mucho”, dijo Maraschin, quien resaltó que “esta semana se hará entrega del primer lote de computadoras al Gobierno” por 37.500 unidades. El total asignado para este año es de 270.000.

“El escenario es favorable por los incentivos a la fabricación local de computadoras”, remarcó el ejecutivo, quien opinó que esta situación ya tenía esas características antes de las licencias no automáticas dispuestas por el Gobierno nacional.

De los 8 proyectos de inversión tecnológica en Tierra del Fuego, dos corresponden al nuevo jugador.

“Es una oportunidad de oro”, expresó Maraschin, quien comparó esa provincia austral con el desafío de Manaos hace 10 años. Hoy la ciudad brasileña tiene dos millones de habitantes, mientras que Tierra del Fuego tiene unos 150.000.

El ejecutivo puso como ejemplo de lo que pueden hacer juntas las dos empresas el reciente inicio de la producción de las primeras placas madres («motherboards», en inglés) de la historia de la industria argentina.

Estas partes estarán destinadas a las notebooks y netbooks de la marca. La producción sigue los estándares previstos en la legislación argentina, que buscan incentivar la fabricación de productos de informática en Tierra del Fuego.

La «motherboard» es una placa de circuito impreso a la que se conectan los componentes que constituyen la computadora.

Tiene instalados una serie de circuitos integrados, entre los que se encuentra el chipset, que sirve como centro de conexión entre el microprocesador, la memoria de acceso aleatorio (RAM), las ranuras de expansión y otros dispositivos.

Lanzamientos

En el lanzamiento se informó que la nueva marca tendrá tres familias de portátiles: la A400, la M400 y la J400.

La primera tienen los procesadores Core I de segunda generación, que se lanzó este año en la Argentina, con la nueva tecnología Huron River. Tendrán disco duro de 340 GB y 4 GB de memoria RAM.

Las otras dos familias son alternativas para clientes que buscan calidad, desempeño y diseño a precio competitivo y tienen procesadores Pentium.

Todos estos productos serán elaborados en la planta industrial de Río Grande. La misma, cuenta actualmente con una capacidad instalada para fabricar 2.500 computadoras por día y 30.000 motherboards mensuales para notebooks.

“Nuestra expectativa para fin de año es posicionarnos entre los principales players del mercado informático”, declaró Maraschin.”

Sabemos que es una meta ambiciosa, pero producimos los equipos más competitivos del mercado que, seguramente, nos permitirán estar entre los líderes durante 2011 en la Argentina e ingresar, en breve, a Uruguay”, concluyó el ejecutivo

( Fuente: iprofesional.com )