·

Dura denuncia contra la AFA

Estallaron otra vez las denuncias de corrupción en la elección de las sedes de los Mundiales de 2018 y 2022 y la metralla volvió a alcanzar a Julio Grondona. Ayer, The Sunday Times publicó un informe en el que dio cuenta de un supuesto cruce de favores entre el presidente de la AFA y el comité que impulsó la candidatura de Qatar 2022.

El Sunday Times publicó un informe en el que dio cuenta de un supuesto cruce de favores entre el presidente de la AFA y el comité que impulsó la candidatura de Qatar 2022.

Si algún ingenuo pensó que las grandes decisiones en la FIFA se tomaban a partir del consenso de un selecto grupo de caballeros de honor, en estos días se habrá dado un buen baño de realidad. La puja por el sillón de la casa matriz del fútbol mundial hizo estallar otra vez las denuncias de corrupción en la elección de las sedes de los Mundiales de 2018 y 2022 y la metralla volvió a alcanzar a Julio Grondona. Ayer, The Sunday Times publicó un informe en el que dio cuenta de un supuesto cruce de favores entre el presidente de la AFA y el comité que impulsó la candidatura de Qatar 2022: el voto de Grondona a cambio de una inyección de dinero que permitiera aliviar la deuda que los clubes argentinos mantienen con el gobierno (según el documento, ascendería a 79 millones de dólares) y de la compra de los derechos de TV del torneo argentino por parte de la cadena televisiva qatarí Al Jazeera.

De acuerdo con la denuncia publicada por el diario inglés, Burson-Marsteller, una asesora de relaciones públicas contratada por la federación qatarí para impulsar su candidatura, habría realizado la oferta, con la certeza de que así se fortalecería la posición del presidente de AFA de cara a su octava reelección, a la que ya anunció que aspirará en octubre. “Si se ve que Grondona ha llegado a una solución con Al Jazeera, puede salir fortalecido. La federación debe seguir investigando las posibilidades de ayudar a los clubes a pagar sus deudas”, se consignó en un documento cuya existencia fue reconocida por un vocero qatarí, que sin embargo negó que la propuesta hubiera llegado a concretarse.