·

El PJ pidió la reelección de Cristina Kirchner

En la reunión del consejo nacional del justicialismo, el gobernador Jorge Capitanich afirmó que el partido le dio "pleno respaldo para la búsqueda de un nuevo mandato"; Moyano también participó del encuentro

Reunión del Consejo Nacional Justicialista.

Funcionarios, legisladores y dirigentes justicialistas emitieron un fuerte respaldo para que Cristina Kirchner busque la reelección en los próximos comicios de octubre. Ese fue el resultado de la reunión del consejo nacional del Partido Justicialista, realizado esta noche en La Plata.

El gobernador de Chaco y vicepresidente segundo del órgano partidario, Jorge Capitanich, fue uno de los encargados de comunicar las concluciones del encuentro. El funcionario afirmó que el PJ le brinda a la Presidenta «pleno respaldo para la búsqueda de un nuevo mandato para luchar por lo que falta».

En la misma línea, Daniel Scioli sostuvo que Cristina Kirchner es «la conductora del PJ». El gobernador anunció, además, que el congreso nacional del Partido Justicialista se reunirá el 28 próximo a las 11 en Parque Norte.

También participó del cónclave Hugo Moyano, que se retiro sin hacer declaraciones. Se preveía que el líder de la CGT reclamara lugares para sindicalistas en las listas del PJ.

Antes de ingresar a la reunión, el ministro del Interior, Florencio Randazzo, había señalado que «seguramente la manifestación de apoyo la va a ayudar en la decisión» de presentarse a las elecciones de octubre.

«Hay que darle tiempo porque el dolor que está pasando lo está convirtiendo en mayor compromiso y más fuerza para lo que viene», agregó.

Por su parte, el diputado José María Díaz Bancalari aseguró: «[Cristina] necesita que la apoyemos en serio». «No hay que gritar tanto viva Cristina, hay que ayudarla», insistió el legislador peronista.

Los puntos salientes del documento del consejo nacional:

  • «Desde la debilidad de un país atomizado, fragmentado, sin fe ni esperanza hasta este presente pletórico de expresiones sociales, pudimos generar cambios estructurales en un contexto en donde se han respetado sin hesitar todas las libertades civiles, las garantías, los deberes y los derechos que prescribe nuestra constitución nacional. En estos ocho años de gestión, hemos gozado de todas las libertades y principalmente de la libertad de expresión consolidando un país sin impunidad, con memoria, verdad y justicia».
  • «Hoy el país nos exige responsabilidad. Una responsabilidad que no implica arriar banderas sino que debe inducir a la racionalidad para expresar ideas e intereses en aras de la construcción de nuestro destino colectivo.El legado de Néstor Kirchner, requiere hoy la continuidad de este proyecto político que ha transformado el país».
  • «Hoy este Consejo Nacional del Partido Justicialista respalda con firmeza y convicción a nuestra líder, la Presidenta de la Nación Cristina Fernandez de Kirchner para que con el apoyo de todos continúe profundizando el proyecto con un nuevo mandato popular porque nuestra patria la necesita.»
  • Será la tarea de todos luchar por lo que nos falta. Será el esfuerzo común. Será finalmente cumplir con nuestro mandato popular.

DOCUMENTO DEL CONSEJO NACIONAL DEL PARTIDO JUSTICIALISTA

Hoy nuestro país se encamina hacia la consolidación de las instituciones democráticas mediante nuevas elecciones nacionales que permitirán garantizar la genuina expresión de la voluntad popular.

Estas elecciones se desenvuelven en un clima político y social de paz y de máxima libertad de expresión con el objeto de promover y propiciar la participación ciudadana que garantice la sustentabilidad política de un proyecto nacional que contiene y debe contener a todos los argentinos, sin ninguna clase de excepción.

Después de recibir un país desvastado, quebrado, con una profunda depresión económica y moral, con la pérdida de la autoestima y de nuestra propia dignidad hemos podido emerger como uno de los países de mayor crecimiento a nivel mundial en 8 años de gestión superando el 7 % anual acumulativo.

Hemos podido crecer hasta alcanzar un ingreso per càpita  casi el doble de toda América Latina- después de haber tomado decisiones estratégicas para las cuales había que tener convicción y coraje. Renegociamos la deuda pública con una reducción neta de más de 70.000 M de dólares.

Terminamos con el tutelaje del Fondo Monetario Internacional. Recuperamos autonomía en nuestras decisiones privilegiando el mercado interno, recuperando y abriendo las persianas de nuestras fábricas para generar empleo genuino con valor agregado para nuestra producción.

Abrimos nuevos mercados. Aumentamos casi tres veces nuestras exportaciones de casi 25600 M de dólares a más de 70000 M de dólares.

Logramos aumentar de 60 M de toneladas a 100 M de toneladas la producción de cereales y oleaginosos.

Invertimos 6,47 % del PIB en educación, repatriamos más de 800 científicos y creamos una cartera específica para garantizar mayor inversión en ciencia y tecnología conjuntamente con un  4,5 del PIB en inversión pública para construir carreteras, puertos, energía, puentes, viviendas, agua potable y cloacas, gasoductos, obras fundamentales para el desarrollo de nuestro país.

Pudimos generar más de 5 M de empleos. Redujimos la desocupación de 24 % a 7,3 %.

Protegimos la industria local, e incentivamos la industrialización de nuestros productos, agregando valor y defendiendo la producción nacional mediante licencias temporarias, combatiendo las prácticas desleales de antidumping y fiscalizando el ingreso aduanero para evitar el daño ocasionado a nuestros trabajadores.

Recuperamos a las convenciones colectivas de trabajo como herramienta de diálogo, negociación y consenso pasando de 200 a más de 1300 actualmente. Logramos el salario mínimo vital y móvil más alto de América Latina.

Desde la debilidad de un país atomizado, fragmentado, sin fe ni esperanza hasta este presente pletórico de expresiones sociales, pudimos generar cambios estructurales en un contexto en donde se han respetado sin hesitar todas las libertades civiles, las garantías, los deberes y los derechos que prescribe nuestra constitución nacional. En estos ocho años de gestión, hemos gozado de todas las libertades y principalmente de la libertad de expresión consolidando un país sin impunidad, con memoria, verdad y justicia.

Fuimos capaces de promover la sanción de la ley de servicios de comunicación audiovisual, para garantizar la pluralidad de voces, el empleo nacional, imágenes, miradas y pensamiento, y seremos capaces de defender la vida, la dignidad y el patrimonio de todos los argentinos.

Este proyecto político, tuvo decisiones económicas trascendentes para lograr por primera vez en la historia económica argentina en forma simultánea superávit fiscal primario, financiero, comercial y en cuenta corriente para incrementar las reservas como política contracíclica y utilizar las divisas excedentes en una franca política de desendeudamiento para reducir la vulnerabilidad externa que históricamente ha sido una fuente de desequilibrios macroeconómicos del país.

Hemos podido recuperar el empleo, la productividad, el poder adquisitivo del salario  y la institucionalidad para la administración de los conflictos sociales sin reprimir las protestas sino garantizando genuinamente la resolución de las demandas conforme al diálogo abierto y sincero.

Fuimos capaces de recuperar la participación de los asalariados en la distribución del ingreso mediante una sensible  en este período, conjuntamente con una reducción de los parámetros de desigualdad medidos por el coeficiente de gini de 0.545 a 0,39 según datos de la OCDE y que es el más bajo de la América Latina, paralelamente con una reducción del empleo informal.

Logramos reducir las asimetrías intertemporales del ingreso mediante la asignación universal por hijo que permite la inclusión educativa y sanitaria de niños, niñas, adolescentes y jóvenes beneficiando a 3, 8 M de personas extendiéndose incluso a las mujeres embarazadas, como así también a 2,5 de nuevos jubilados a partir de la jubilación anticipada y la movilidad jubilatoria para sostener la recuperación creciente de los haberes jubilatorios.

Esta ampliación de derechos sociales se extendió con la sanción de la ley de matrimonio igualitario.

Jamás en la historia las provincias argentinas que integran el norte grande han tenido tantas obras de reparación histórica que incentivan nuevas inversiones industriales y de servicios como consecuencia de la plena vigencia de un tipo de cambio competitivo que estimula el aprovechamiento de nuestras ventajas competitivas.

Hoy el país nos exige responsabilidad. Una responsabilidad que no implica arriar banderas sino que debe inducir a la racionalidad para expresar ideas e intereses en aras de la construcción de nuestro destino colectivo.

El legado de Néstor Kirchner, requiere hoy la continuidad de este proyecto político que ha transformado el país.

Hoy este Consejo Nacional del Partido Justicialista respalda con firmeza y convicción a nuestra líder, la Presidenta de la Nación Cristina Fernandez de Kirchner para que con el apoyo de         todos continúe profundizando el proyecto con un nuevo mandato popular porque nuestra patria la necesita.

Será la tarea de todos luchar por lo que nos falta. Será el esfuerzo común. Será finalmente cumplir con nuestro mandato popular.