·

Racing aplastó a Newell’s y se acerca a la Copa Sudamericana

En Avellaneda, se impuso 3-0 con dos goles de Gutiérrez, goleador del torneo con Stracqualursi, y Avendaño. La Academia se mantiene a cinco puntos del líder Vélez y está quinto en la tabla general de la temporada.

Mientras todavía sueña con pelear por el título, Racing se fijó como principal objetivo entrar a la Copa Sudamericana. Y hoy dio un paso importante al derrotar 3-0 a Newell’s en Avellaneda.

El colombiano Téofilo Gutiérrez marcó por duplicado y alcanzó a Denis Stracqualursi en lo más alto de la tabla de goleadores con nueve tantos. Lucas Avendaño, en tanto, completó la goleada de la Academia que, con un partido más, quedó a cinco puntos del líder Vélez, rival que enfrenta en la última fecha.

Además, llegó a los 51 puntos en la temporada y se ubica quinto en la tabla general.

Lo negativo para el equipo de Miguel Angel Russo fueron las lesiones de Patricio Toranzo y Pablo Lugüercio, quienes debieron salir en pleno partido. El delantero, por lo pronto, ya está descartado para el próximo compromiso porque acumuló su quinta amonestación.

En cambio, para los rosarinos lo difícil es encontrar algún aspecto rescatable ya que el desempeño ante la Academia fue pobrísimo, como para aumentar la preocupación de sus hinchas.

Newell’s fue de mayor a menor, porque empezó dispuesto a apretar arriba para forzar alguna situación de peligro, pero sólo llevó adelante ese plan por pocos minutos, ya que a los 15 Racing abrió el marcador en su primer contraataque.

El Pato Toranzo habilitó a Teo Gutiérrez con un pase profundo y el colombiano definió sutilmente ante el achique de Sebastián Peratta.

A partir de ese momento Racing se hizo fuerte en la mitad de la cancha, ganó en precisión y terminó como dueño de la pelota, por lo que logró un dominio territorial cada vez más pronunciado sobre Newell’s.

El segundo gol no tardó en llegar y para el entretiempo la diferencia pudo haber sido inclusive más amplia.

A los 34, Toranzo tiró un centro hacia el segundo palo que Rolando Schiavi rechazó de cabeza como pudo y Aveldaño aprovechó para poner el 2-0 con el arquero ya descolocado.

El equipo visitante terminó la etapa desordenado, desmoralizado e incluso desdibujado, ya que las pocas veces que consiguió hacerse del balón tras el primer gol concluyó rifándolo en pases largos o en remates demasiado ambiciosos.

El segundo tiempo fue casi un trámite porque la diferencia que había en el tanteador era infranqueable para esta versión tan débil de Newell’s, no en vano colista en la tabla de posiciones.

Racing jugó casi a media maquina y así y todo generó situaciones como para obtener la goleada, la que finalmente concretó el temible artillero cafetero, de nuevo al tocar el esférico con seguridad y calidad por encima del cuerpo de Peratta.

La superioridad de un equipo sobre el otro fue abrumadora, sobre todo tras la expulsión de Cristian Lema, quien a los 18 minutos de la segunda mitad recibió la lapidaria segunda tarjeta amarilla por frenar un ataque de Valentín Viola. En definitiva, un Racing que se fortalece goleó a un Newell’s que va de padecimiento en padecimiento, sin el menor síntoma de recuperación.