·

Alerta por una profecía sobre un sismo que destruiría Roma

En los últimos meses circuló por Internet una profecía que generó psicosis en Roma y que establece que mañana, 11 de mayo de 2011, un terremoto arrasará con la ciudad italiana y desplomará, entre otras cosas, el Coliseo y la Basílica de San Pedro.

La predicción generó repercusión en la población italiana ya que le fue atribuida al astrónomo aficionado y sismólogo italiano, Raffaele Bendandi, fallecido en 1979. Es así que muchos romanos abandonaron sus casas y se refugiaron en viviendas rurales de las afueras, en parques al aire libre o a muchos kilómetros de distancia.

Según la organización de empresarios agrícolas Coldiretti, citada por la prensa local, las casas rurales de la provincia están «llenas» gracias a las numerosas reservas hechas por familias enteras. La mayor parte de las tiendas regentadas por chinos entre la central plaza Vittorio y calles adyacentes anunciaron el cierre para mañana. Los medios locales aseguran también que al menos un 15 por ciento de los empleados públicos pidieron no trabajar mañana.

Ante la situación de temor y psicosis creada entre los romanos, el ayuntamiento puso a disposición de los ciudadanos una central telefónica, para tranquilizar a la población y ofrecer todo tipo de información.

Destacados expertos y sismólogos aseguraron que las esas predicciones son falsas. Paola Lagorio, presidenta de la Asociación La Bendandiana, que recoge el legado de Raffaele Bendandi, sentenció que la historia del terremoto del 11 de mayo de 2011 «es un fraude».

«Es una noticia totalmente inventada, obra de alguien que sabe que la única persona creíble en Italia para una previsión de ese tipo es Bendandi. Atribuyéndola a él, se vuelve creíble», denunció Lagorio en un programa de la televisión pública RAI.

Según la mujer, las únicas previsiones sísmicas que hizo Bendandi son para el 6 de abril de 2521, fecha en la que, según sus estudios, la situación planetaria puede causar temblores de gran intensidad en la Tierra, lo que se volvería repetir en el 2721, según el sismólogo.

Ante la alarma creada, la asociación de consumidores Codacons presentó hoy una denuncia ante la Fiscalía de Roma por supuesto «delito de abuso de la credulidad popular» y pidió investigar a «todos los que alimentaron la noticia del terremoto».

El presidente de Codacons, Carlo Rienzi, al igual que los expertos, señaló que se trata de una noticia «sin fundamento científico, que está creando alarma entre muchos romanos, contribuyendo a crear miedos y ansias totalmente injustificadas».