·

EE.UU. no divulgará fotos del cadáver de Bin Laden

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, decidió no publicar las imágenes del cadáver del líder de Al Qaeda, Osama bin Laden, porque el cuerpo del terrorista "no es un trofeo", dijo.

"Nosotros no somos así. No tratamos estas cosas como un trofeo", declaró el presidente estadounidense.

«Nosotros no somos así. No tratamos estas cosas como un trofeo», declaró el presidente estadounidense, quien justificó su decisión al considerar que la publicación de los documentos gráficos podría poner en peligro la seguridad de las tropas estadounidenses en el exterior».

Obama concedió una entrevista al programa de la cadena CBS «Sixty Minutes», cuya transcripción leyó hoy en su rueda de prensa el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney.

Según indicó, el presidente habló con su equipo de seguridad nacional, especialmente con sus secretarios de Defensa, Robert Gates, y de Estado, Hillary Clinton, y «todos estuvieron de acuerdo».

Sin embargo, varios medios publicaron fotos del operativo en Pakistán en el cual se pueden ver imágenes impactantes de los custodios del líder asesinados en el mismo momento .

Dudas. Acerca de la posibilidad de que surjan sospechas sobre la autenticidad de la muerte, Obama aseguró: «Hemos estado supervisando las reacciones mundiales y no hay dudas de que esté muerto. Desde luego, quienes no tienen ninguna duda son los miembros de Al Qaeda».

Publicar las imágenes, agregó, «no supondría ninguna diferencia». El hecho, subrayó, «es que nunca más se verá a Osama bin Laden caminar sobre la superficie de la tierra».

La cadena planea emitir el vídeo de esa declaración esta noche, aunque la entrevista completa se difundirá el domingo, según se indicó en la página de Internet del programa.

Con estas declaraciones, Obama concluye un debate interno en la Casa Blanca sobre la conveniencia o no de divulgar las fotografías, que el portavoz presidencial, Jay Carney, ha reconocido que son «truculentas».

Según han descrito medios estadounidenses, que citan fuentes del Congreso, en las imágenes de que dispone la Casa Blanca se aprecia una gran herida sobre el ojo izquierdo del líder de Al Qaeda, donde se puede ver sangre y líquido encefálico.