·

Palermo: “Por suerte soy cabeza dura y siempre busco más”

El delantero de Boca Martín Palermo se mostró "muy feliz" por haber cortado la racha negativa de 953 minutos sin convertir y le "agradeció" a sus compañeros porque hicieron "mucho" para que marcara su primer gol en el torneo Clausura, tras el triunfo sobre Huracán por 3 a 0.

"Hoy jugamos muy bien. Pero ya había errado cuatro. Si me pasaba lo mismo con la última, me tenía que ir", agregó entre risas.

«Parecía que no iba a entrar, pero por suerte en la última pude anotar. Estoy muy feliz por haber cortado esta racha. Ahora voy por más», le dijo Palermo a la Televisión Pública.

El `Titán`, quien le había convertido su último gol a Gimnasia y Esgrima La Plata en la 19na. fecha del torneo Apertura pasado, afirmó que Boca jugó «un gran partido» y prometió más tantos para retirarse «por la puerta grande».

«Hoy jugamos muy bien. Pero ya había errado cuatro. Si me pasaba lo mismo con la última, me tenía que ir», agregó entre risas.

Por su parte, su compañero de ataque, Pablo Mouche, quien dio las tres asistencias en el partido de hoy, coincidió en que el equipo hizo «el mejor» partido del campeonato y destacó su alegría por el gol de Palermo.

«Ganamos muy bien. Hacía mucho tiempo que no jugábamos como hoy. Necesitábamos un triunfo así», apuntó.

«Por supuesto que la alegría es aún mayor porque Martín volvió a marcar después de mucho tiempo. Por eso cuando lo vi, le di la pelota. Se merecía cortar esa racha», continuó.

En tanto, el volante Cristian Chávez, amigo de Palermo y autor de uno de los tres tantos en la goleada de hoy, reveló que «Martín les agradeció a todos» porque trabajaron para que él volviese a convertir.

«Todos esperábamos ese gol. Al final, con el triunfo asegurado, todos buscábamos eso», admitió.

Por último, el mediocampista Nicolás Colazo, quien marcó el 2-0, coincidió con sus compañeros «en todo» y agregó que trabaja «para ganarse un lugar en el equipo».

«Hoy se dio todo. Ganamos, goleamos, hice un gol y otro Martín. Fue un partido perfecto», concluyó en el caos que fue el vestuario de la cancha de Huracán, donde se trabajó muy mal.