·

Se profundiza el malestar en la Policía Federal con la ministra de Seguridad de la Nación

Ocurre luego de que Nilda Garré definiera a la fuerza como "un problema" para el Gobierno nacional. Fuentes policiales le criticaron que en caso de que tuviera pruebas no haya presentado las denuncias en la Justicia.

Se profundiza el clima de malestar en la Policía Federal, luego de que la ministra de Seguridad de la Nación, Nilda Garré, sostuviera que la fuerza es el problema «más serio y más complejo» que enfrenta el Gobierno, ya que hay sectores «que disputan negocios y comisarías que recaudan bien».

Según pudo saber Noticias Argentinas, las declaraciones de Garré provocaron enojo en los integrantes de la fuerza, que consideraron que ese tipo de acusaciones «sólo generan una destrucción de la Policía» y que, en todo caso, «son cosas que deberían denunciarse ante la Justicia».

«El problema más serio y más complejo que tenemos es la Policía Federal», afirmó la funcionaria al participar este jueves junto a
vecinos de la Comuna 3 de la Ciudad de Buenos Aires -barrios de Balvanera y San Cristóbal- de un reunión de la «mesa de
participación comunitaria», la que compartió con el periodista y presidente del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS),
Horacio Verbitsky.

La titular de la cartera de Seguridad sostuvo que en la Policía Federal hay «sectores que disputan, no sobre posiciones ideológicas o modelos de acción, sino sobre el predominio en determinadas zonas o determinados negocios».

Las acusaciones de la ministra fueron lanzadas luego de haber aplicado una profunda modificación sobre las altas esferas, ya que desplazó a Néstor Vallecca al frente de la fuerza y nombró en su lugar al comisario Enrique Capdevila.

Sin embargo, fuentes de la Policía exteriorizaron a NA su descontento con la ministra a partir de las acusaciones, porque -aseguraron- «lo único que hace es defenestrar a la fuerza», al tiempo que recordaron que la decisión de quitar los adicionales de los objetivos del Gobierno porteño afectó el ingreso mensual de los efectivos.

«Garré lo único que genera con esto es defenestrar a la Federal. Ya nos tocó el bolsillo, porque es mentira que no vamos a perder plata con la quita de los adicionales de hospitales y otros lugares dependientes del Gobierno de la Ciudad, más allá de esos mil pesos de aumento que ya habían sido anunciados antes de esta decisión», señaló un jefe policial de la fuerza.

Asimismo, remarcó que «si la ministra dice en los medios que que hay corrupción en las comisarías, que liberan zonas para los narcos y extorsionan a comerciantes, debe denunciarlos ante la Justicia. Ese es su deber de funcionario público. No puede ensuciar a todos los que integramos la Policía Federal ni a todas las comisarías».

Por su parte, el precandidato a gobernador bonaerense del PRO, Jorge Macri, coincidió al señalar que Garré «debe ir a la Justicia y no denunciar por los medios» la presunta corrupción en la fuerza.

«Es la máxima autoridad de la Seguridad en el país, no puede comentar este tipo de cosas como si fuese un simple vecino sin capacidad de resolverlas», señaló el primo del jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri.

En marzo pasado, la ministra removió al entonces jefe de las comisarías -cuyo cargo formal es titular de la Superintendencia de Seguridad Metropolitana- Hugo Lompizano.

Pero hacia fin de mes también renovó a la mayoría de los jefes de las comisarías -echó a 36 comisarios y cambió la cúpula en 48 seccionales-, al nombrar en esos lugares a oficiales más jóvenes.