·

Presionado, Khadafi envió un emisario a negociar

Tras la defección de Musa Kusa y la dimisión del asesor Alí Triki, Abdelati Obeidi, funcionario del régimen, se entrevistó con el premier griego en Atenas y dijo que buscan una salida al conflicto

El secretario de Estado de Relaciones Exteriores libio Abdelati Obeidi, enviado del régimen de Muammar Khadafi,aseguró que el régimen busca una salida que ponga fin al conflicto en su país.

Así lo indicó el primer ministro griego Giorgos Papandreou en Atenas, quien antes del encuentro habló con su par británico, David Cameron.

«Parece que las autoridades libias están buscando una solución. Hay necesidad de un esfuerzo serio en pos de la paz y la estabilidad en la región», dijo el canciller griego, Dimitris Drustsas, en un comunicado.

Obeidi, quien viajó a Atenas el domingo por la noche, dijo a Papandreu que visitaría próximamente Turquía y Malta.

Obeidi se encarga de las relaciones con los países europeos.

De acuerdo a AFP, el funcionario acompañó a su superior, Musa Kusa, hasta el aeropuerto de Djerba en Túnez, desde donde deserto hacia Londres. Sin embargo, en esa ocasión Obeidi volvió a Libia

 

Un funcionario libio en Egipto

Uno de los diplomáticos más importantes del régimen, Ali Triki, renunció a su cargo de consejero del dictador libio. Lo confirmó la Liga Árabe. El arrepentido aún no se pronunció a favor de los rebeldes.

Triki, ex ministro de Relaciones Exteriores y de Relaciones Africanas, que también representó a Libia en Naciones Unidas y en Francia, se entrevistó en El Cairo con el secretario general de la Liga Árabe, Amr Musa, pero se negó a hablar con la prensa.

Dimitió de sus funciones pero no dijo que se unía a los rebeldes que quieren derrocar a Khadafi, indicaron responsables de la Liga. Se trata de la segunda figura del régimen que dimite esta semana 

 

El «arrepentido»

El primero fue Musa Kusa que huyó al Reino Unido el miércoles pasado, es nombrado en documentos de los tribunales británicos como el hombre que supervisó el suministro del explosivo Semtex al IRA.

 Ese explosivo fue utilizado por el IRA en actos terroristas cometidos en el Reino Unido y en los que murieron ocho personas, incluido un niño de tres años.

Los documentos, vistos por el dominical The Sunday Times, incriminan a Kusa y a otros cinco libios en «la muerte deliberada» de esas ocho personas en Londres y otras partes del Reino Unido.

También le implican en la muerte de otras personas en anteriores atentados terroristas en Irlanda del Norte.

Musa aprobó también supuestamente el asesinato de Mohamed Ramadan, un periodista de la BBC, a las puertas de la mezquita londinense de Regent’s Park en 1980, dice el dominical.

Jonathan Ganesh, que resultó herido en uno de los atentados de IRA, y otros supervivientes de esas acciones han anunciado que se reunirán la semana entrante con sus abogados para ver la posibilidad de emitir una orden de detención contra Kusa, que se encuentra en lugar seguro y ha sido interrogado por funcionarios del MI6.

Los acusadores de Kusa se basan en que ése supervisó supuestamente el envío de Semtex en varios buques, entre ellos el Ekslund, que fue interceptado por la policía francesa.

Los documentos, presentados en un tribunal de Washington DC en 2008, citan a Adrian Hopkins, el armador del Eksund, que dijo a la policía francesa que Naser Ali Ashur, lugarteniente de Kusa, asistió en persona al cargamento del barco en Trípoli.

En el momento de ser interceptado por los franceses, el buque transportaba dos toneladas de Semtex, 50 lanzacohetes Sam-7 y 1.000 fusiles de asalto Kalashnikov AK-47.

Kusa, durante treinta años uno de los miembros más influyentes del círculo de Khadafi, huyó la pasada semana de Trípoli y llegó al aeropuerto militar británico de Farnborough en avión privado desde Túnez.

El ex ministro explicó que necesitaba viajar a Túnez para recibir tratamiento médico y que deseaba además aprovechar su estancia allí para hablar con el nuevo gobierno de ese país.

Kusa está actualmente en un lugar seguro del sur de Inglaterra bajo la protección del MI6, el servicio de inteligencia exterior británico, que, según The Sunday Times, le ha dado un teléfono y le ha encargado que llame a quince estrechos colaboradores de Khadafi e intente persuadirlos para que abandonen al coronel.

El primer ministro británico, David Cameron, aseguró en el Parlamento la pasada semana que no se ha ofrecido inmunidad a Kusa, pero fuentes del propio Gobierno niegan que haya cargos concretos contra el libio y dudan de que prosperen los intentos de procesarle en el Reino Unido por el atentado de Lockerbie.

Sin embargo, la fiscalía escocesa ha comunicado al Foreign Office británico su interés en interrogar al ministro libio de Asuntos Exteriores, Musa Kusa, por ese atentado terrorista que causó en 1988 la muerte de 270 personas, muchas de ellas norteamericanos que viajaban en el avión de Pan Am.

Según medios británicos, el ministro libio tuvo un papel importante en las negociaciones para la liberación de la única persona condenada por Lockerbie, su compatriota Abdul Baset Ali al-Megrahi.