·

Una protesta impidió la circulación de los diarios Clarín y Olé

Alrededor de 50 personas permanecieron doce horas realizando un bloqueo en la intersección de Zepita y Magaldi, donde se ubican las plantas del matutino porteño. La medida fue repudiada por la Sociedad Interamericana de Prensa y referentes políticos

El bloqueo a la planta de impresión del diario Clarín en Barracas terminó este mediodía, cuando los cerca de 30 manifestantes que quedaban e impedían el paso de los camiones decidieron abandonar el lugar.

Unos 50 manifestantes identificados como familiares de integrantes del sindicato de Trabajadores de Artes Gráficas Rioplatenses bloquearon esta madrugrada las plantas impresoras del diario Clarín.

El bloqueo se llevó a cabo en la calle Zepita y Agustín Magaldi, durante 12 horas. Efectivos de la comisaría 30 de la Policía Federal se apostaron en las inmediaciones del lugar, aunque no intervinieron.

La medida de fuerza, implementada desde poco antes de la medianoche, impidió la entrada y salida de camiones para la distribución de los diarios.

«No le va bien a la sociedad cuando suceden estas cosas porque es el bloqueo más grave que le ha sucedido a Clarín desde el retorno de la democracia«, aseguró a Radio 10 el directivo del Grupo Clarín Martín Etchevers. «Están impidiendo que hoy el diario esté en la calle en todo el país», añadió.

«Hay dos fallos judiciales que prohíben expresamente este tipo de bloqueos porque sostienen que el derecho de manifestarse no puede estar por arriba de otros derechos constitucionales, por lo que planteamos hacer una denuncia por desobediencia judicial«, advirtió el ejecutivo del Grupo Clarín.

Martín Etchevers reclamó que «la ministra Garré garantice el derecho de poder distribuir» el matutino. «Hicimos tres denuncias y ninguna tuvo efectos concretos», acotó.

«La participación de Moyano en estos bloqueos es clara y además los manifestantes fueron identificados como seguidores de Moyano. Además amenazaron a quienes se mostraran en contra del líder de camioneros. No sabemos si el bloqueo es sólo por hoy o continuará», completó Etchevers.

Más tarde aseguró en C5N: “Estamos muy preocupados, fue un día muy triste para el diario porque nunca en la historia nos había pasado que el diario no llegara a los lectores y no pueda ser distribuido”.

Por su parte Ricardo Kirschbaum, editor general del diario en C5N señaló que “Clarín es un medio de comunicación masiva pero acá se tiende a que la información sea homogénea. La disidencia, la otra opinión no es tolerada por una corriente que supone que la comunicaciones debe ser propaganda o no periodismo y la principal afectada fue la sociedad”.

Luego agregó que “acá estamos sometidos a un arbitrio político y funcionarios que deciden cuando se aplica una resolución judicial según convenga. Los bloqueos es algo cotidiano y eso es gravísimo”.

Además destacó que “fue in mecanismo de extorsión política y económico. Fue apañado porque no se cumplió la orden del juez” y remarcó que “el lunes sale el diario normalmente junto con el del domingo”.

Cabe señalar que una medida similar se había llevado a cabo en enero pasado, motivando la preocupación de ADEPA, que hizo expreso su repudio a la medida.

Los sindicalistas, que estaban acompañados por organizaciones sociales y políticas, señalaron que se debe la “persecución sindical que sufren los delegados, quienes son rodeados en todo momento por patovicas y a los que no se les asignan tareas laborales”.

Repercusiones
El director de Libertad de Prensa de la SIP, Ricardo Trotti, aseguró que el bloqueo es «una flagrante violación a la libertad de prensa».

Asimismo, opinó que estos hechos se convirtieron en «un problema periódico y sistemático en la Argentina de estos últimos años» y consideró que «es mucho más preocupante, la inacción total de parte de la fuerza pública».

Por su parte, el vicepresidente Julio Cobos consideró que el bloqueo realizado a los diarios Clarín y La Nación tomada por medio centenar de personas «constituye un peligroso atropello a la libertad de expresión y al derecho del pueblo a elegir e informarse con el medio que prefiera«.
La situación, opinó el vicepresidente, «no puede repetirse», y para eso el Estado «debe garantizar estos derechos que van más allá de los fallos judiciales, por ser prerrogativas constitucionales y pilares de la democracia».
«Tanto la inacción o el silencio- cuando éstos no se garantizan -nos hace cómplices de este tipo de hechos y facilita que, situaciones como las de hoy, se sigan repitiendo», agregó Cobos en un comunicado.

En tanto, varios legisladores nacionales manifestaron su repudio al bloqueo e incluso la UCR presentará un pedido de juicio político contra Nilda Garré por no acatar la orden judicial.

En ese sentido, el diputado nacional Miguel Giubergia  impulsor del reclamo- aseguró que «Garré desoyó intencionalmente una orden judicial, faltado a su deber de funcionario público».

También hubo críticas del senador Ernesto Sanz, el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, los diputados Francisco De Narváez y Gustavo Ferrari, la legisladora Silvana Giúdici y también el ex presidente Eduardo Duhalde.