·

Un nuevo terremoto de 6,2 grados de magnitud se sintió con fuerza en Japón

Fue la última de las 280 réplicas del feroz sismo del viernes, en el que murieron al menos 1.598 personas. Las autoridades levantaron el alerta de tusnami. Existe un 70% de riesgo de otro sismo de más de 7 grados antes del miércoles

La Agencia meteorológica japonesa puntualizó que todavía no había registrado indicios que permitieran confirmar la información. No obstante, la televisión pública NHK precisó que la ola fue divisada desde un helicóptero de los bomberos a la altura de la prefectura de Fukushima y se esperaba su llegada en cuestión de minutos.

Las autoridades de la prefectura de Aomori pidieron a los 12.859 habitantes del puerto de Hachinohe que evacuen la ciudad en previsión del tsunami

El epicentro del nuevo sismo, sentido con fuerza en Tokio, se situó en el mar, a 150 kilómetros al noreste de la capital, a la altura de la prefectura de Ibaraki.

El nivel del mar se modificó ligeramente pero sin peligro de tsunami, según la Agencia Meteorológica japonesa, que ha advertido a la población nipona de una semana de réplicas y de un 70% de probabilidades de que hasta este miércoles se registre un terremoto de al menos 7 grados en Japón. El director de la institución, Takashi Yokota, indicó que después del miércoles, ese riesgo se reducirá al 50 por ciento en un área de 500 kilómetros de largo y 200 de ancho frente a las costas de las provincias de Ibaraki y Miyagi.

En las últimas horas, un total de 643 muertes fueron confirmadas en la provincia de Miyagi, la más devastada por el sismo, con lo que el total de víctimas fatales se sitúa en 1.596, según la cadena de televisión NHK. Además, hay unos 10 mil desaparecidos bajo los escombros o flotando mar adentro.

Mientras muchas localidades costeras como Minami-Sanriku han visto prácticamente todos sus edificios destruidos, en otros núcleos urbanos, como la ciudad de Sendai, continúan apareciendo cuerpos sin vida en las playas y la labor de los equipos de rescate se ve dificultada por las constantes réplicas y la magnitud de la devastación causada el terremoto de 8,9 grados de magnitud en la escala abierta Richter.

Las autoridades locales también buscan a más de mil vecinos de los que no se tiene noticias desde el viernes en la provincia de Fukushima, donde existe peligro de contaminación radiactiva por una posible fuga en una central nuclear a causa de una explosión.

Casi 400 mil habitantes han sido evacuados, 100 mil militares y socorristas de 70 países trabajan para llevar ayuda a las víctimas y el primer ministro nipón, Naoto Kan, calificó el desastre como el peor para Japón desde la II Guerra Mundial.

Además, Kan anunció que el Gobierno autorizará a dos compañías eléctricas a efectuar a partir de la mañana del lunes cortes rotatorios de luz para garantizar el suministro en las áreas afectadas.

Fuente: AFP – EFE – Reuters