·

Renacen las quejas contra la Terminal de Ómnibus

Transportistas de pasajeros de media y larga distancia volvieron a quejarse en el Concejo Deliberante por el servicio que brinda la estación Terminal. Después del encuentro, algunos de los concejales avalaron los reclamos.

(Río Grande, febrero 22 de 2011) – En la Sala de Comisiones del Concejo Deliberante, los Concejales recibieron a representantes de las empresas de Transporte de pasajeros de media y larga distancia. El eje del encuentro fue escuchar los planteos de los empresarios con relación al funcionamiento de la mencionada dependencia sobre la cual se volvieron a plantear numerosas quejas.

El encuentro contó con la presencia de los Concejales Miriam Boyadjian; Marisa Montero y José Ojeda y la participación de representantes de la empresa Montiel; Buses Pacheco; Marga; y Líder.  

Durante la reunión los empresarios se quejaron por los condicionamientos, costos y limitaciones que tienen para operar desde la Terminal de ómnibus de la ciudad al tiempo que reclamaron la intervención del Municipio y del Concejo Deliberante para que se optimice el servicio que brinda la mencionada dependencia no solo a las empresas sino también a los pasajeros que deben asistir a la misma para contratar los servicios de las empresas de transporte de media y larga distancia.

Luego del encuentro Francisco Montiel, en representación de los empresarios, manifestó la disconformidad que existe en el sector por el funcionamiento de la terminal de ómnibus y aseguró que “los problemas son cuantiosos y estamos pidiendo que se resuelva como debemos seguir trabajando porque de canon estamos pagando una barbaridad y no tenemos el servicio que corresponde como terminal”.

Por lo tanto pidió que se defina “que vamos a hacer porque nosotros tenemos una Ordenanza que establece que hasta 19 pasajeros no estamos obligados a ingresar a la terminal pero nos encasillaron como transporte de larga distancia”.

Montiel celebró la respuesta dada por los Concejales dado que “van a buscar una solución para poder trabajar de otra manera” además se quejó porque “a nosotros nos hacen multas pero a la terminal no, para ellos no hay controles”.

Deberían evaluar el convenio

La concejal Mirian Boyadjian opinó que en relación a la Terminal de Ómnibus “desde que arrancó venimos con estas quejas a pesar de que hemos planteado que se cumpla con lo que estaba establecido en el convenio y esta actitud nunca se ha dado por parte de la concesionaria”.

Boyadjian alertó sobre la necesidad de “trabajar para que se regule el orden en la Terminal y que brinde un servicio adecuado porque en otros lugares funcionan perfectamente y acá eso no ocurre” por lo tanto “tenemos que sentarnos con el Municipio para que controle y cumpla con el rol de policía” pero que además “la Dirección de jurídicos también puede comenzar a tener injerencia en estos aspectos para trabajar sobre el convenio firmado”.

La edil comparó  la controversia con los inconvenientes que se registraron en el servicio de Estacionamiento Medido y trazó un paralelismo en cuanto al trabajo que debió hacerse para optimizar la aplicación de la norma.

“Esta Terminal no le sirve a la ciudad”.

Por su parte la concejal Marisa Montero consideró la posibilidad de “reconocer el fracaso”  dado que “esta terminal no tiene en cuenta a los usuarios, no tiene en cuenta a los transportistas y me parece que no esta funcionando como tal” por lo tanto admitió con sinceridad “como concejales hemos cometido algún error en la redacción de las normas dado que no hemos contemplado la situación integralmente” pero además consideró que “desde el Municipio también hay que hacer un mea culpa y admitir que los controles no han sido todo lo estricto que debieran ser”.

Montero subrayó que no se trata solo de una cuestión de un caso particular sino que “esta terminal no le sirve a la ciudad” incluso “si acá hubiera estado el concesionario seguramente también habría dicho que no le sirve”.

Por lo tanto sugirió “barajar y dar de nuevo y ver de que manera encarar esto; establecer penalidades y para que haya cumplimiento de lo que se establece”, con el mismo tono, Montero admitió que “evidentemente hemos cometido un error al establecer el canon de uso que tenían que pagar los transportistas al concesionario y al sancionar el código de penalidades y al elevar las penas se ha elevado el canon de uso”.

“Hasta se puede quitar la concesión”

Por su parte el concejal José Ojeda anunció para los próximos días una “reunión con el Municipio y el concesionario porque entendemos que esto es una responsabilidad de todos para solucionarlo no solo para el empresario sino para los vecinos, turistas o usuarios”.

A título personal opinó que “hay que ser más estricto con los requisitos, poner penalidades al incumplimiento porque la situación de los transportistas hoy es muy preocupante por los altos costos que deben afrontar”.

Ojeda reconoció que pudieron existir errores en la Ordenanza sancionada “pero nosotros siempre tuvimos predisposición al diálogo y teníamos el compromiso de concesionario de mejorar el servicio y los espacios y sin embargo no se ha cumplido” y alertó que si no existen cambios en la situación o la misma se agrava “hasta se podría quitar la concesión”.