·

Denuncian otra muerte a bordo del Gorch Fock

En 2008, otra joven murió en alta mar. Ahora, los padres de la recluta, piden que se vuelva a abrir su caso. Mientras tanto, crece la polémica en torno al ministro de Defensa, Karl Theodor zu Guttenberg.

(Río Grande, 25 de enero de 2011) –  La filtración de los detalles de lo ocurrido a bordo del Gorch Fock, el velero de la marina militar alemana amarrado hasta ayer en el puerto de Ushuaia, ha causado una gran polémica en este país. Ahora, los padres de otra recluta, que con sólo 18 años murió en el curso de formación a bordo de la embarcación en 2008, piden que se vuelva a abrir su caso. Mientras tanto, crece la polémica en torno al ministro de Defensa, Karl Theodor zu Guttenberg.

Los padres de Jenny Böken consideran insuficientes las investigaciones de la marina alemana en relación con el fallecimiento de su joven hija, especialmente tras conocerse los últimos acontecimientos: la muerte de otra recluta en circunstancias poco claras tras un motín en alta mar durante el pasado mes de noviembre.

La familia de Böken ahora tiene todavía más razones para dudar, y por eso recurrirá a la justicia ordinaria, según declaraciones realizadas ayer al diario sensacionalista Bild .

Los familiares de la joven recluta aseguraron que tienen indicios de que su hija fue acosada sexualmente en el barco militar y de que no murió en un accidente, como asegura la versión oficial.

«Considero probable que Jenny fuese presionada y que cayese por la borda durante una pelea. Un accidente no tiene sentido. Desde el principio pensé que todo había sucedido por una coerción sexual», afirmó el padre de la víctima, Uwe Böken, al diario.

También existe algo más que una simple sensación: la madre de la víctima aseguró que un día antes de morir Jenny mandó un e-mail a su familia. En él, le explicaba a su madre que necesitaba urgentemente hablar con un ginecólogo y le pidió que reservara una cita para el día mismo de su vuelta. La madre ha guardado el correo electrónico.

La sombra del abuso sexual está presente desde que se conoció el hecho y aparece también denunciado en el informe del enviado del parlamento alemán Hellmut Königshaus, quien recopiló denuncias de varias de las reclutas del último viaje del Gorch Fock. En particular, un testigo habría denunciado un intento de abuso ocurrido en el puerto de Salvador de Bahía en Brasil. A partir de esta denuncia, se investiga también si la recluta que murió en noviembre, Sarah S., pudo ser también víctima de hechos similares.

«A la luz de los últimos acontecimientos (las especulaciones de abusos), me parece muy raro que Jenny quisiese acudir a un ginecólogo de su confianza tan rápido como fuese posible», argumentó su padre.

A pesar de la gravedad de las acusaciones, dentro de las jerarquías militares muchos encuentran absurda la decisión del ministro de Defensa Guttenberg de suspender el viaje de la nave y destituir a su capitán antes del cierre de las investigaciones.

Entre otras cosas, se lo acusa de buscar protagonismo y querer acallar las polémicas surgidas desde el seno mismo del ejército y que afectan gravemente su imagen.

La prensa, por su parte, cree que la decisión es un intento de tomar las riendas de una situación que está a punto de sacar a la luz el subsuelo incómodo del velero blanco, símbolo de Alemania.