·

Milagro frente al Obelisco

Es una mujer de unos 30 años que se arrojó desde el piso 23 del hotel Crowne-Plaza Panamericano. El titular del SAME, Alberto Crescenti, confirmó que la víctima está viva y fue internada en el Hospital Argerich.

(Río Grande, 24 de enero de 2011) – Una mujer salvó su vida de milagro esta mañana cuando, tras arrojarse al vacío desde el piso 23 del hotel Crowne-Plaza Panamericano en el centro porteño, su  caída fue amortiguada por un taxi.

Testigos aseguran que la mujer, de nacionalidad argentina, se acercó al hotel para hacer uso del bar. Pidió un café y, argumentanto que tenía calor pidió hacer uso de las instalaciones del hotel por un momento.
Allí se dirigió hasta la terraza del hotel, ubicada en el piso 23 del hotel y se arrojó al vacío.

El conductor del taxi se encontraba dentro del vehículo, estacionado en la puerta del hotel, sobre la calle Cerrito. De pronto, la gente que transitaba la esquina porteña de Carlos Pellegrini y Lavalle, comenzó a gritar para advertirle que la mujer caía en dirección al techo del vehículo.

Según manifestó el titular del SAME, Alberto Crescenti en diálogo con Radio 10 «cada piso del hotel tiene aproximadamente 4 metros, por ende se calculan casi 100 metros de caída».

No obstante, la mujer fue trasladada con vida al Hospital Argerich, en donde activaron el shock room para atenderla, ya que presentaba serios politraumatismos.

El taxista, por su parte, logró salvar su vida al correrse, alertado por los gritos de los transeúntes. Luego del accidente se encontraba muy conmocionado, «no podía ni hablar», según manifestó y dijo que «no puede creer que esté vivo» tras el impacto.

Pablo Roldán, un testigo que venía circulando en moto por Carlos Pellegrini, manifestó a C5N que transitaba por la zona del hecho cuando «escuchó unos gritos, alguien le avisó al taxista pero fue en un segundo. Vi algo caer de repente. »

«Llegó a la Policía pero nadie tocaba a la chica por miedo a que le pasara algo. Esperaron que llegue la ambulancia y cuando se la llevó estaba viva. Medio inconsciente pero se movía. La verdad que fue un milagro».